Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania utilizará robots para garantizar la seguridad en el Mundial de fútbol

Son capaces de detectar a las personas por medio de sensores infrarrojos, de video y de movimiento. Llevan un lector de huellas incorporado

Ni pausas para ir al baño ni tentadoras cervezas heladas ni el sueño podrán amenazar la vigilancia de los estadios durante el Mundial de Fútbol Alemania 2006. El gobierno alemán ha decidido contratar el servicio de robots para asegurar la tranquilidad en los estadios durante el torneo, como publica hoy BBC Mundo.

"Por favor, identifíquese", se escucha desde el interior del robot, con una voz que parece de La Guerra de las Galaxias. Pero, por suerte el pequeño robot no tiene ningún rayo fatídico ni un misil, como se encarga de aclarar, tranquilizador, uno de los encargados de la firma Robowatch. En su lugar, el robot envía un mensaje de alerta a un monitor. En él, uno puede verse a través de los ojos de la máquina.

Lectores digitales

"También podría verlo en la oscuridad e incluso al otro lado de la pared", asegura Benjamin Stengl, el encargado de hacer el recorrido por el mundo de Robowatch. El primer robot, llamado MOSRO, es el encargado de la vigilancia en espacios cerrados. En su parte superior tiene un lector de huellas digitales, con el que cada persona que se encuentra a su paso en áreas de seguridad debe identificarse.

MOSRO se parece a un extintor de incendios con una sirena en su cabeza, y mide cerca de 1,50 metros. Su pariente, OFRO, que parece un mini tanque con mástil, es el encargado de patrullar los espacios al aire libre. Ambos están equipados con un sistema de comunicación que envía los datos de su vigilancia a una central, donde la información puede ser evaluada.

Nadie se esconde

"OFRO está equipado con detectores que identifican armas atómicas, químicas y explosivos", explica orgulloso Stengl, "y tienen una autonomía de 12 horas; cuando perciben que se les acaban sus baterías, van ellos mismos a una estación de recarga".

Esconderse de los robots es imposible, porque sus detectores identifican en 360 grados la silueta y el contorno y el calor de los cuerpos humanos, y también disponen de un radar que puede percibir movimientos detrás de paredes hasta una distancia de 100 metros.

Cada uno de estos "robocops" cuesta unos 82.000 euros, aunque el gobierno alemán los va a alquilar por unos 3.300 al mes. Queda ahora por ver cómo reaccionan los miles de aficionados ante la presencia de estos seres.