Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas multa a Microsoft con 280,5 millones por incumplir las sanciones impuestas en 2004

Las autoridadesc comunitarias dicen que el gigante informático no ha proporcionado la información que se le exigió hace dos años

La Comisión Europea ha multado a Microsoft con 280,5 millones de euros por incumplir las sanciones que le impuso en 2004, al no suministrar a sus rivales la información necesaria para que puedan fabricar productos compatibles con el sistema operativo Windows. La cuantía final de esta nueva multa al gigante informático se ha calculado sumando una multa diaria de 1,5 millones de euros desde el 15 de diciembre de 2005 hasta el 20 de junio de 2006.

Microsoft no ha puesto fin a su conducta ilegal, no tengo otra alternativa que imponer nuevas multas por este incumplimiento contínuo, ha señalado la comisaria europea de la competencia, Neelie Kroes, en la rueda de prensa en la que se ha hecho pública esta nueva sanción. El Ejecutivo comunitario había amenazado con una multa de hasta 2 millones de euros al día, pero al final no ha optado por imponer la multa máxima.

El gigante informático tiene ahora hasta el 31 de julio para cumplir las sanciones impuestas en 2004, y si no lo hace podría ser multado de nuevo con hasta tres millones de euros diarios.

En marzo de 2004, el Ejecutivo comunitario condenó a la empresa de Bill Gates por abuso de posición dominante, y además de multarle, le impuso dos medidas correctoras: poner a la venta una versión de Windows sin el reproductor Media Player y proporcionar a sus rivales información completa para hacer posible la interoperabilidad de sus productos con Windows. También le impuso una multa por valor de 497 millones de euros.

La compañía pidió a la justicia europea que estas medidas correctivas quedaran en suspenso mientras se resolvía su recurso al castigo impuesto por Bruselas, pero el Tribunal de Primera Instancia de la UE (TUE) rechazó su petición en diciembre de 2004.

Por no informar a sus competidores

El gigante informático pagó casi de inmediato los 497 millones, y comercializó la versión de Windows sin el Media Player, pero según la Comisión no ha proporcionado la información necesaria para que sus competidores desarrollen productos totalmente compatibles con el sistema operativo del Microsoft. Desde diciembre, la Comisión ha mantenido contactos con el gigante informático y con la industria sobre esta cuestión, sin que haya quedado satisfecha hasta ahora.

Microsoft asegura que ha realizado grandes esfuerzos para cumplir la sanción que le obliga a informar a sus competidores, entregando miles de documentos sobre el funcionamiento de su software, pero éstos no han satisfecho a los expertos nombrados por Bruselas, que finalmente ha decidido imponer un nuevo castigo y exigir otra vez una información completa, bajo la amenaza de volver a imponer una multa millonaria.

Mientras, queda pendiente el recurso planteado por Microsoft ante la justicia europea. La vista oral ante el el Tribunal de Primera Instancia se celebró a finales de abril, pero la sentencia definitiva no se espera hasta finales de año o principios del siguiente.