Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las instituciones francesas se apuntan al software libre

Los ordenadores de los diputados franceses sustituirán Windows por Linux y OpenOffice a partir de junio de 2007

Primero fue la Policía, después el Ministerio de Cultura, y ahora es la Asamblea Nacional (el parlamento francés) quien se acaba de sumar a la fiebre del software libre que se está contagiando por todas las instituciones galas.

Primero fue la Policía, después el Ministerio de cultura y ahora es la Asamblea Nacional (el parlamento francés) quien se acaba de sumar a la fiebre del software libre que se está contagiando por todas las instituciones galas.

A partir de 2007, cuando comience la próxima legislatura, los 1.154 ordenadores de los diputados franceses dejarán de utilizar el sistema operativo y los programas de Microsoft, para integrar Linux y el paquete de aplicaciones OpenOffice. Además, incluirán el navegador Firefox para acceder a las páginas web y un cliente de mensajería instantánea también de código abierto.

Para tomar esta decisión el parlamento francés se ha apoyado en un estudio de Atos Origin en el que se dice que los programas de código abiertos cubren con creces las necesidades de los diputados, y que además permitirán ahorros sustanciales a pesar de los costes que supongan la puesta en marcha de los sistemas y la formación de los diputados para aprender a utilizar los nuevos programas.

Los defensores del software libre en Francia han dado su visto bueno a esta iniciativa ya que consideran la Asamblea Nacional va a tener un mayor control sobre los equipos informáticos, sin depender de una empresa concreta y con una mejor utilización del dinero público.

Esta va a ser la mayor migración que realiza una institución francesa a un entorno libre, pues la mayoría de las iniciativas se estaban centrando en servidores, y no en los programas para el usuario final.