Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El blog como tratamiento psiquiátrico

ELPAIS.com publicará a partir del 1 de diciembre ‘Yo y mi garrote’, la bitácora de Xavi L., un joven informático y músico, internado por una enfermedad mental

Desde el 1 de de diciembre, ‘Yo y mi garrote’, el blog de Xavi L., se traslada a las páginas de ELPAIS.com, desde donde el público podrá leer diariamente las historias de este músico e informático de 32 años, confinado y esperanzado, y dar cuenta de su paulatina recuperación. La bitácora fue descubierta a través del ‘Blog de Bloggers’, de ELPAIS.com.

“Mi garrote, sin lugar a dudas, es uno de los motores de la realidad. Cuando estás bajo los poderes de mi ‘gran hermano’, todo, todo cobra sentido. La sinceridad se agranda. Cuando amenazo con mi garrote, ellos ven claramente que hay ‘Una Realidad’ que no comparten y no entienden pero que está ahí, y que es bastante sutil. Mensajes refinados, con un simple gesto, que se entienden a la primera siempre. Voy a conseguir hacer cosas buenas con mi garrote”.

Así es una entrada en el blog de Xavi, un joven recluido en un instituto municipal de asistencia sanitaria de Cataluña, de una ciudad que se cuida de no mencionar. Tampoco nos ofrece la identidad del doctor V. M. L., quien le permite tener esta comunicación inusual con el exterior. El 'Doctorcito V.', como Xavi lo llama en su bitácora, nos explica los porqué de este inusual tratamiento:

“Xavi ingresó aquí con un cuadro severo de delirio y fenómenos psicosensoriales. Nunca se ha querido desprender de un inofensivo garrote de plástico a quien humaniza y con el que mantiene conversaciones de forma permanente. La única forma de sacarlo de esta realidad paralela es ofreciéndole una guitarra, que acepta a veces. O un ordenador portátil, que acepta siempre. Me ha llamado la atención un detalle: Xavi utiliza el portátil para escribir al exterior, y en sus narraciones la desestructuracion del pensamiento agudo retrocede. Cuando hace casi un año le ofrecí la posibilidad de escribir un weblog y publicarlo, sus escenas esquizoides comenzaron a menguar sensiblemente".

A partir, de ahora puedes seguir las aventuras de Xavi L. en : http://blogs.elpais.com/xavi