Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE WEBS

Tú, robot

Antes de programar a las máquinas para que sean empáticas... habrá que desprogramar a los humanos para que no sufran por ellas

¿Tienen los robots conciencia? De momento, y para tranquilidad de los filósofos, no. Pero los humanos sí. Como leemos a través de Slashdot, un test de un robot para uso militar diseñado en el laboratorio de Los Álamos para despejar vías en campos minados terminó de manera inesperada. Y no por que la máquina, con varias patas, poco menos de dos metros de longitud y forma de insecto o araña, se volviese loca.

Sino porque el coronel al mando del ejercicio no pudo resistir la escena. Y es que la tarea del robot consistía en pisar cuantas minas mejor, aunque fuese a expensas de ir perdiendo patas por el camino. Después de cada explosión, el robot se levantaba y seguía caminando con las que le quedaban, cada vez de forma más penosa. Hasta que el militar dio la orden: "Detengan la prueba. ¿Por qué?, respondieron los técnicos. Es inhumano, respondió".