Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Todosconlapantoja.com se creó para ganar un concurso por Internet

La falsa web de apoyo a Isabel Pantoja llegó a recibir 129.708 solicitudes de pulseras en solidaridad con la tonadillera

La Pantoja tiene hoy un motivo más para sumar a sus penas. Lo que parecía una iniciativa sin parangón de sus fans para evitar la "injusticia" de su encarcelación no era más que un ingenioso invento de Ibon Mugika y Alex Dolara, dos trabajadores de la televisión pública vasca, EITB, que hace tres semanas decidieron crear todosconlapantoja.com, una web de apoyo a la tonadillera que supuestamente repartía pulseras para solidarizarse con ella.

Nadie sospechó de las intenciones de sus creadores, que no eran otras que ganar el concurso de marketing viral de hazruido.com, cuyo jugoso premio era un viaje a Punta Cana valorado en más de 2.200 euros.

Y lo ganaron, sobre todo gracias a la impresionante repercusión mediática de su iniciativa, que llegó a recibir 129.708 solicitudes de una pulsera de diseño cañí con lunares, que según sus creadores, "refleja exactamente lo que es Isabel Pantoja".

Los medios contribuyeron a la victoria

Contaron con la inesperada ayuda de los medios de comunicación, que necesitaban urgentemente información para cubrir los especiales dedicados a la tonadillera. Cuando Ibon Mugika y Alex Dolara vieron a Ana Rosa Quintana abrir un debate sobre el asunto en Telecinco se quedaron boquiabiertos, pero eran conscientes de que no podían revelar el secreto que atesoraban hasta ganar el concurso. Ni siquiera sus compañeros de trabajo conocían sus intenciones.

Aquí hay Tomate, Boris Izaguirre, Carlos Latre y otros muchos programas y periodistas del corazón debatieron durante días sobre esta iniciativa, sin precedentes en la reciente historia penal española.

Lo más curioso es que hubo gente que salió en la televisión gente que aseguraba haber recibido la cotizada pulsera. Los creadores de todosconlapantoja.com se ufanan ahora de haber logrado una repercusión similar al "Amo a Laura" o al célebre episodio del robo del sillón del escaño de Zapatero. De nuevo, Internet ha demostrado su fuerza.