Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tercio de los usuarios españoles de telefonía móvil quiere un iPhone

Los encuestados estarían dispuestos a pagar una media de 165 euros por el último producto de Apple

El iPhone se espera con los brazos abiertos, eso es lo que se desprende de un estudio realizado por The Cocktail Analysis. Casi dos de cada diez usuarios españoles de telefonía móvil con una edad comprendida entre los 18 y 50 años estarían muy "interesados" en adquirir el último producto de Apple.

El estudio, basado sobre una muestra de 1.564 usuarios de teléfono móvil, también revela el importante nivel de notoriedad alcanzado por este dispositivo, a pesar de que la compañía no ha realizado por el momento ninguna campaña publicitaria convencional en España. Así, el 59% de los usuarios de telefonía señala conocer o haber oído hablar del iPhone. Este nivel medio de conocimiento es ampliamente superado entre algunos segmentos de población, como los varones -entre quienes la notoriedad alcanza el 67%- y los entrevistados de clase social alta (63%) y media-alta (64%).

Al igual que la notoriedad, los datos de la encuesta muestran también una importante predisposición a la compra. Algo más de un tercio de los consultados (36%) confiesa estar interesado (mucho o bastante) en hacerse con un iPhone cuando esté disponible. A la luz de estos datos, y teniendo en cuenta la penetración casi universal del teléfono móvil en el segmento de clientela analizado, resulta fácil comprender el interés mostrado por las operadoras españolas para hacerse con la exclusiva de comercialización en España.

Además, la intención de compra del iPhone es más alta entre grupos de consumidores especialmente apetecibles para las operadoras. Así por ejemplo, según se desprende de esta encuesta, el deseo de poseer el terminal de Apple está más acentuado entre los consumidores con mayor gasto mensual de telefonía. El 24% de los consumidores del tramo de consumo alto dice estar muy interesado en la adquisición del iPhone, lo que tal vez ayuda a entender que en los contratos en exclusiva que el fabricante está cerrando con las operadoras de telefonía se exija una participación en los ingresos que éstas obtienen a través del consumo.

Falta por ver cuántos usuarios estarán finalmente dispuestos a apostar por un terminal cuyo precio podría estar hipotéticamente entre los 280 euros que cuesta en Estados Unidos y los 385 euros que deberán pagar los británicos cuando se lance el próximo mes de noviembre en su país. Para tratar de anticipar la respuesta a esta cuestión central, en la encuesta se ha pedido a quienes conocen el iPhone que señalen espontáneamente qué precio máximo estarían en disposición de asumir. De entre quienes se atreven a aventurar una cifra, se obtiene un promedio de 165 euros; un valor que probablemente está por debajo del precio con el que se lanzaría en España.