Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los niños prefieren Internet a la televisión

El 70 % de los niños iberoamericanos de entre 10 y 14 años confiesa que navega solo

El reinado de la televisión tiene las horas contadas. Los niños prefieren sentarse delante de una pantalla, pero de la de un ordenador. Internet se impone entre los niños iberoamericanos en distintas franjas de edad.

Por ejemplo, entre los niños de 11 años encuestados, la preferencia sobre Internet es del 42% frente al 39% de la televisión. Pero a los 14 el porcentaje aumenta, sólo un 23% prefiere la televisión frente al 61% que declaran preferir Internet. La tendencia se mantiene, con independencia de la edad y también del acceso actual a Internet. Así lo revela un estudio de la Universidad de Navarra y Telefónica para estudiar los hábitos y tendencias sobre el uso de las pantallas de ocio digital entre jóvenes de 6 a 18 años en Iberoamérica.

Otro dato a tener en cuenta es cómo y de qué forman navegan los niños. El estudio pone de manifiesto una tendencia que puede esconder cierta dejadez por parte de los padres. El 70 % de los niños iberoamericanos de entre 10 y 14 años navega solo por el ciberespacio y sólo uno de cada diez cuenta con la ayuda de un filtro de contenidos, según la encuesta realizada a más de 20.000 jóvenes de 6 a 18 años.

Respecto al uso del móvil, se confirma el hecho de que nuestros jóvenes son dependientes, un 81% lo utiliza para llamar; el 74% para enviar y recibir SMS, y un 56% para jugar. En cuanto a los videojuegos el estudio revela que generan adicción, aislamiento o violencia, si bien los escolares valoran las posibilidades de socialización que ofrecen, de forma que el 38% juega habitualmente con sus hermanos; el 40% lo hace con amigos; y el 42% considera que es más divertido jugar acompañado.

Desde el punto de vista científico, uno de los elementos diferenciales de este estudio consiste en ofrecer un conocimiento del uso de las tecnologías en un contexto familiar y escolar. Asimismo, la iniciativa pretende establecer una estructura en varios países como Argentina, Brasil, Colombia, Chile, México, Venezuela, Guatemala o Perú que permita estudiar las tendencias y el desarrollo de la generación interactiva en el futuro.