Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El beso de una pareja en el metro causa polémica en China

Los veinteañeros fueron grabados por las cámaras de seguridad del suburbano y posteriormente el vídeo se difundió en Internet

Hay besos de película y otros que lo son sin saberlo. Tampoco lo sabía una pareja de veinteañeros chinos, su único pecado despedirse con un apasionado beso en la estación del metro. Las cámaras de seguridad del suburbano chino captaron el momento en el que los jóvenes manifestaban su amor o simplemente decidieron poner sus labios en remojo. Hasta aquí una historia normal, que casi todos los fines de semana se encuentran en las esquinas de las estaciones de metro o en las marquesinas de autobús. Lo extraordinario, que un trabajador del suburbano chino cuelgue el vídeo en Internet, sea uno de los más vistos en la Red y encima cause polémica.

Nunca menos de tres minutos dieron para tanto, incluso para titular de forma machista la historia: Zhege nüren tai yaole, que viene a significar en chino mandarín: esta chica lo desea demasiado. El vídeo fue alojado en el portal Tudou.com, y el pasado 13 de enero fue colgado también en YouTube.com, donde, según aparece en la misma página web, desde entonces ha recibido más de 350.000 visitas.

Algunos internautas creen que la estación donde fue filmado el polémico vídeo pertenece a la línea 3 de la red del metro de Shangai, concretamente en la estación de Youyi Lu. La fecha de grabación del vídeo pertenece al 2 de septiembre de 2007, puesto que en repetidas ocasiones en la esquina superior izquierda de la imagen aparecen superpuestas las letras "A CH", y en la inferior izquierda el rótulo "07-09-02".

Investigación abierta

Shanghai Shentong Metro, la compañía que lo gestiona, está investigando si fue así y si los responsables son empleados suyos. Según asegura hoy el diario Shanghai Daily, la pareja que aparece en el vídeo se puso ayer mismo en contacto con la compañía para pedir una compensación, a lo que la empresa respondió que aún están investigando el caso, aunque los afectados ya han contactado con abogados y están considerando llevar el asunto a los tribunales.

"Si de verdad lo hicieron nuestros empleados, la compañía del metro tomará medidas serias con los que estén involucrados", según declaraciones de los responsables del metro a la agencia Xinhua. A su vez, los códigos internos de ética serán estrictamente aplicados.

El escándalo ha reavivado la polémica sobre el uso de las cámaras de seguridad en lugares públicos, que en las grandes ciudades chinas se pueden encontrar desde bancos, supermercados y hospitales hasta en ascensores, en calles importantes y en muchos medios de transporte, incluidos los taxis.

El próximo 31 de enero entrará en vigor en China una nueva ley que prohibirá tanto en los medios de comunicación chinos como en Internet la difusión de imágenes que humillen o difamen a cualquier persona. La pena máxima por violar esta ley será una multa de 2.850 euros.