Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yoigo, ¿verdad verdadera?

La operadora elimina su tarifa estrella, que permitía llamar a cualquier 'yoigo' por cero céntimos

Imagínese que alquila un coche sin límite de kilómetros y, pasado un tiempo, le retiran dicho privilegio bajo la disculpa de que ha recorrido largas distancias con él. O que su operador de ADSL, con el que tiene contratada una tarifa plana de 24 horas, le recrimina que esté conectado a Internet todo el día. Pues algo parecido les ha pasado a los decenas de miles de clientes de Yoigo en España.

Yoigo es una reciente operadora de telefonía móvil que entró en nuestro país con unas tarifas muy competitivas y una campaña publicitaria muy contundente; sus lemas más conocidos fueron El móvil, sin cuentos o Verdad verdadera (aludiendo a que lo que publicitaban era lo que vendían), además de prometer eliminar la letra pequeña de los contratos o los planes de precios.

Gracias al boca a boca (y al clic a clic, pues Internet tuvo mucho que ver en la difusión de su mensaje), la nueva compañía consiguió 240.000 clientes en apenas nueve meses y esperaba alcanzar los 375.000 al terminar 2007. Quizá para asegurarse dicha cifra, Yoigo lanzó su tarifa estrella: todas las llamadas entre móviles de la operadora que se encontraran en territorio nacional tendrían un coste de cero céntimos (establecimiento de llamada aparte). Y, de nuevo, lanzaron una agresiva campaña de publicidad: "Da igual si llamas tres minutos, una hora o hasta que se te acabe la batería del móvil".

Efecto bumerán

La nueva tarificación entró en vigor el pasado 1 de noviembre para todos los clientes de Yoigo pero, menos de tres meses después, la compañía ha dado marcha atrás y ha eliminado unilateralmente su tarifa: desde el próximo 1 de marzo sólo serán gratuitos los primeros 60 minutos de llamadas entre móviles de la propia operadora; a partir de la primera hora, habrá que abonar como si se contactara con cualquier operador: 12 céntimos por minuto.

La oferta sigue siendo, objetivamente, buena. Pero la reacción de los clientes de la operadora no se ha hecho esperar y han tomado al asalto Internet: foros, blogs y páginas como Menéame sirven a quienes se cambiaron de operadora en determinadas condiciones se desahoguen y se pregunten: ¿y ahora qué?

Para la inmensa mayoría de los clientes de Yoigo el cambio no supondrá un incremento en su factura: según datos de la propia compañía, más del 99% de los usuarios habla menos de esos 60 minutos que, con la nueva tarificación, seguirán siendo gratuitos. Sin embargo, la imagen de la joven operadora sí se podría ver afectada por el efecto bumerán que la decisión puede tener entre los futuros clientes: Yoigo vendió que traía a España una nueva forma de trabajar en el sector del móvil, sin subida de tarifas, sin complicados planes, distinto al de las operadoras tradicionales.

Denuncia de Facua

Yoigo, además, parece haber cambiado de opinión en otro aspecto. Cuando el pasado mes de marzo los grandes operadores españoles (Movistar, Vodafone y Orange) decidieron subir a la vez sus tarifas, las organizaciones de consumidores defendieron que quien quisiera pudiera darse de baja sin sufrir una penalización (como pagar los terminales que, al hacer un nuevo contrato, las compañías subvencionan).

"Yoigo estaba de acuerdo con que se denunciara si se intentaba penalizar a los clientes que quisieran cambiar de operadora", asegura el portavoz de Facua, Rubén Sánchez. Hoy, sin embargo, Yoigo asegura en su página web que quienes tengan compromiso de permanencia tendrán que abonar "la parte proporcional del descuento en el precio del teléfono que te hicimos en su día".

Sánchez lamenta el cambio de rumbo de la operadora y anuncia que su organización denunciará a Yoigo en todas las comunidades autónomas así como ante el Ministerio de Sanidad y Consumo por publicidad engañosa ya que "el día que anunció que cambiaba su tarifa, seguía anunciando la anterior". El portavoz de Facua cree que con la anterior oferta la operadora trataba de captar clientes de alto consumo de otras compañías, así que "sabía a los que se exponía".

Yoigo se defiende

¿Y a qué se exponía Yoigo? La operadora ha detectado que unos 1.500 clientes (menos del 1%) han generado "un tráfico muy alto, superior incluso al del resto de clientes juntos"; esto es, llamadas superiores a las tres, las seis e incluso las 15 horas.

Yoigo entiende, según un portavoz de la empresa, que entre esos clientes pueden estar dándose usos fraudulentos, por lo que se han visto obligados a "actualizar" la tarifa. Dicha actualización, siempre según la compañía, no impide que puedan seguir diciendo que tienen la mejor oferta, en tanto en cuanto "permitirá a nuestros clientes seguir ahorrando mucho en sus facturas de teléfono móvil".

Además, Yoigo cree que 60 minutos es un tiempo adecuado para un uso razonable del teléfono.