Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un francés consiguió grabar sonido 17 años antes que Edison

Un grupo de historiadores de EE UU descubren en París un archivo sonoro de 1860

La Historia dice que Thomas Alva Edison fue el primer ser humano en inventar un aparato capaz de grabar y reproducir sonidos: el fonógrafo. Si bien esta afirmación es cierta, 130 años después de su patente se ha descubierto en Estados Unidos una grabación realizada en 1860, 17 años antes del invento de Edison.

Según publicó ayer el The New York Times, la primera grabación de la historia no fue el famoso "Mary had a little lamb" ("Mary tenía un corderito") de Edison, sino una pequeña estrofa de una canción popular francesa, Au clair de la lune, que un inventor del país europeo consiguió fijar en una hoja de papel en 1860.

La grabación de apenas diez segundos fue descubierta a principios de marzo en un archivo de París por un grupo de historiadores estadounidenses especializados en música. Según los estudiosos, fue realizada el 9 de abril de 1860 en un fonoautógrafo, una tecnología ideada para registrar sonidos, no para reproducirlos con posterioridad, por lo que el invento de Edison sigue manteniendo su vigencia.

Sin embargo, un grupo de científicos del Lawrence Berkeley National Laboratory de la Universidad de Berkeley (California) ha conseguido trasladar los garabatos dibujados por el fonoautógrado en el trozo de papel hallado en París. Y es que el descubridor de este fonoautógrafo, el tipógrafo francés Édouard-Léon Scott de Martinville, no tuvo nunca la intención de reproducir los sonidos grabados por su invento; su intención era estudiar la grafología que los sonidos dibujaban en el papel.

El líder del grupo de historiadores que ha descubierto la grabación de Scott de Martinville, David Giovannoni, ha presentado el audio en la conferencia anual quee la Association for Recorded Sound Collections celebra estos días en la californiana Universidad de Stanford. Giovannoni ha definido la audición como si "un fantasma estuviera cantando para ti".