Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:CAMPUS PARTY COLOMBIA 2008

Encontrar un lugar en el mundo gracias a la tecnología

Pequeños proyectos asociados a Internet ofrecen futuro y esperanza a los jóvenes de Colombia

La Loma es un barrio de las afueras de Medellín que ha sufrido la eterna guerra civil que padece Colombia desde mediados del siglo pasado. Las luchas entre guerrilleros y paramilitares convirtieron la zona en un nido de pobreza y delincuencia en el que los pelaos (niños pobres y sin recursos) apenas podían elegir entre las bandas juveniles y la droga.

Gabriel Jaime Vanegas es el bibliotecario de La Loma. El centro que dirige es algo más que un almacén de conocimiento: es un lugar en el que generar información y contar al mundo que La Loma encierra algo más que miseria y guerra. Vanegas, junto al profesor Álvaro Ramírez, puso en marcha hace ahora un año el proyecto ConVerGentes: una vía de escape para que los adolescentes de La Loma, a través de los blogs, YouTube y el periodismo ciudadano, pudieran hacerse preguntas y responderlas.

"Comenzó como un taller de un día" relata Vanegas mientras la Campus Party echa a andar. La biblioteca de La Loma se había convertido "en un lugar en el que parte de la juventud del barrio podía echar horas sin recibir una cantaleta". Durante las actividades, que pretendían acercar a los chavales a Internet, se percataron de que el 90% de la información que la Red recogía sobre su lugar de residencia estaba directamente relacionada con la guerra, la operación Orión (en la que fuerzas paramilitares y estatales trataron de recuperar el control de la Comuna Trece de Medellín, donde se integra la barriada) y la droga.

"En ese momento nos hicimos muchas preguntas", explica Vanegas, "y los pelaos no sabían qué responder: por qué son así, por qué su barrio es como es".

Nacía el proyecto Videobarrio que, gracias a un golpe de suerte, recibió fondos de una fundación afín a la Universidad de Harvard. Con el dinero, el grupo ConVerGentes (como se autocatalogaron) compró cámaras de fotos y de vídeo con las que poder recoger y difundir el día a día de su comunidad, "rescatar la memoria histórica y cultural de La Loma, de la gente que se encuentra en medio de una violencia y unos intereses que no son los suyos".

Estudiar para crecer

Los 12 representantes de la comunidad ConVerGente que han acudido a Bogotá comparten suerte, intereses e inquietudes con otro grupo de su edad y de su misma región (Antioquía).

Fernando Quintero es profesor del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), una institución pública destinada a aquellos que no pueden costearse estudios superiores. Junto a sus alumnos ha hecho posible que el core de HP que hace que la Campus funcione estuviera a punto cuando el primer campusero enchufara su ordenador. Y están orgullosos.

Mauricio es uno de los alumnos de Quintero. Se muestra exultante y agradecido por una oportunidad que muy pocos tienen en su país. Él ha terminado ya el año y medio de curso y afronta unas prácticas profesionales, con el título de Tecnólogo bajo el brazo: "Sólo hacen falta ganas de aprender y de hacer algo", sentencia.