Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Internet para derribar la censura

Global Voices da voz a quiénes no la tiene

La capital húngara es la ciudad escogida para la puesta en común de los más de 200 activistas, periodistas, bloggers y colaboradores de este proyecto promovido por la Universidad de Harvard, Reuters y la Fundación Knight para promover la comunicación y la información libre, especialmente en aquellos lugares donde las libertades están recortadas.

Durante la mañana se pusieron sobre la mesa la existencia de vídeos en YouTube sobre policías corruptos que piden dinero por pasar en una carretera del Rif, torturas en comisarias de Egipto o la muerte de varios manifestantes en Túnez.

Censura en la red

Entre los bloggers dedicados a denunciar con vídeos como los mencionados, fotos y relatos, algunos lo han pasado peor que otros. Se mostraron algunos ejemplos. Alaa Abd El Fatah nos pone sobre muchas pistas de lo que ocurre en su país. Sobre todo en lo referente a censura y tortura.

En Pakistán la situación tampoco es como para tirar cohetes.Awab Alvi, dentista de profesión, mostró cómo se organizaron en varias fechas clave. El 3 de noviembre de 2007 Musharraf bloqueó 60 canales de televisión, presionó para que no contase nada a la prensa de papel y se abrieron hasta 60 procesos judiciales contra ciudadanos. La red era el refugio. Los SMS se usaron para movilizar a la gente, con Twitter lo intentan pero no funciona aún con los móviles de su país. Este uso de la tecnología se repitió cuando dispararon a Benazir Bhutto.

Una de las intervenciones más interesantes corrió a cargo de la blogger keniata Ory Okolloh. Se le ha notado tan nerviosa como honesta. Dice que intenta conseguir el mayor tráfico para que el mayor número posible de personas sepan lo que ocurre en su país. Quizá los blogs de su zona no sean los más sofisticados o avanzados, pero son más necesarios que en muchos lugares del mundo. Su trabajo de seguimiento de las elecciones, sobre todo en el aspecto de vigilancia del entorno es encomiable. El peligro que corre es evidente: "No me gusta ser conocida pero me da seguridad. Si me disparasen o me pasase algo, se sabría pronto y esa es mi protección. Si un día me dan un tiro, saldría rápido en Reuters. Creo que por eso no me han hecho nada". Confiesa que los blogs allí todavía se conciben como "herramientas para sembrar el odio".

En Singapur es casi siempre gratis conectarse a internet, pero la gente no lo sabe, quizá debido a su bagaje cultural. Au Wai Pang relata que la situación es extraña porque lo que no se puede es informar libremente hasta el punto de que se puede ir a la cárcel sin juicio y todos los medios están controlados por el estado. A pesar del crecimiento económico, está mal visto meterse en política, incluso en el trabajo se dice: "cuidado con lo que decís por ahí, podeis perjudicar nuestra compañía".

Amine, de Digiactive, relató la situación en Marruecos. Hizo hincapié en que se abrió una investigación tras conocerse que muchos policías extorsionaban, se arrestaron varios agentes, pero también se buscó a los que habían grabado los casos de corrupción para que no lo repitiesen. A partir de estos vídeos del Rif, más gente tomó la idea para hacer lo mismo en Tan Tan y Casablanca. Matizó que Marruecos no es especialmente opresor, pero que aún no está preparado el Gobierno para internet. Literalmente: "Tienen cierta alergia a los contenidos y opiniones de la gente en internet, por eso bloquean muchos servicios". Una de las actaciones más ilógicas fue la detención de 36 horas de un usuario de Facebook, Fouad Mourtada, por crear un perfil falso del Rey de Marruecos.

Vivir con la censura

Helmi Noman, investigador en Oriente Medio y Norte de África, relató la situación de la zona en que trabaja. Por ejemplo, para tener un cibercafé en hay que tener el lugar organizado de modo que el dueño pueda ver en dónde navegan. La herramienta más usada para no ser encontrados son programas que sirven para navegar desde IP anónimas.

John Kennedy puso sobre la mesa cómo pasan las fronteras digitales en China. En la mayor parte de las veces se replican los posts en otros blogs a los que no es tan fácil entrar, se coleccionan y se mandan por email.

Aunque los bloggers han conseguido colarse en sitios donde no se les "esperaba", sí tuvo una visión positiva: "En China se quejan mucho de lo que no se puede hacer, pero hay muchas posibilidades, muy divertidas y creativas, para crear en la red".

Andrew Heavens, testigo de mucha censura y víctima de la misma en los últimos años, más aún desde que está establecido en Sudán y anteriormente en Etiopía. Su situación parece haberte tocado la moral: "La censura no es no poder decir cosas, sino vivir amenazado, con miedo y sin poder hacer lo que deseas, es desmoralizarte hasta hacerte perder la ilusión". Su formación de periodista le permite seguir luchando: "En cada país hablo con todo el mundo, pregunto, consulto, no me canso. Siempre creo que encontrarte una gargante profunda en cualquier esquina". En Etiopía cada vez hay un menor número de blogs, sobre todo a partir de 2006.

De los comentados, el caso más sangrante fueel de Tariq Baiasi, de Siria, que fue condenado a tres años de cárcel, en principio eran seis, por comentarios vertidos en un blog y publicación de fotografías.

Robert Guerra, de Privaterra, hispano-canadiense que reside en Canadá, basó su charla en las muchas herramientas disponibles para esquivar la censura y la importancia de su difusión para difundir mensajes. La encriptación de los datos y la seguridad en la navegación fueron la base de su mensaje. Enseñó también que se puede hacer que el correo caduque de modo que "si por ejemplo alguien crea un evento y no quiere que tiempo después quede constancia del mismo".

Programa: http://summit08.globalvoicesonline.org/program/