Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
15 CLICS DE FAMA

El humor de un "cualquiera" arrasa en la 'web' francesa

Rémi Gaillard triunfa con sus gamberradas 'on line', que han sido copiadas por grandes estrellas de la televisión

Final de la Copa de Francia de 2002. Rémi Gaillard se cuela entre los jugadores del equipo ganador Lorient con una camiseta que ni tan siquiera es la oficial. Pese a ello, llega al césped, se abraza con sus supuestos compañeros, es entrevistado por la prensa, llega a tener en sus manos la copa y hasta el entonces presidente de la república, Jacques Chirac, le felicita por su buen juego. Todo ante las cámaras de la televisión pública francesa que retransmitía el partido.

Esta es la gamberrada más famosa de este francés que ha hecho que su slogan C'est en faisant n'importe quoi, qu'on devient n'importe qui (Es haciendo cualquier cosa, que te conviertes en un cualquiera) toda una forma de vida que nunca hubiese sido posible sin Internet.

Rémi Gaillard empezó en 2001 a colgar sus bromas en su página web Nimportequi.com y en muy poco tiempo se hizo un hueco entre los internautas franceses que vieron en sus gags un nuevo estilo de humor más fresco y auténtico que el que se veía por televisión.

"Todo empezó una tarde viendo las cámaras ocultas que ponían en la televisión francesa y la pobreza de las ideas me animó a probar suerte. Armado con una videocámara, he salí por las calles de mi ciudad (Montpellier) buscando situaciones insólitas y cree un sitio web", explica Rémi Gaillard. Poco a poco este caradura se fue colando en grandes almacenes para sobre las cintas de las cajas o golpear la carne de los frigoríficos de las carnicerías ante los ojos atónitos de los empleados.

La mayoría de sus bromas son inocentes pero, a veces, resultan pesadas por eso es fácil que Rémi tenga que salir corriendo tras haber colado un balón en la furgoneta de la policía o después de arrojar a un río la caña de un pescador imitando a un lanzador de jabalina, lo que recuerda muchas veces a las carreritas finales de los números de Benny Hill o incluso a Charles Chaplin, salvando las distancias. "Sí me han pegado, pero corro muy rápido lo que me permite salvarme en muchas ocasiones", reconoce.

Sus idioteces, que pueden verse en Daylimotion, Metacafee o You Tube, además de un su propia página, van siempre firmadas por el curioso eslogan que Gaillard creó para mofarse de su condición de Don Nadie. Aunque cada día le resulta más complicado pues empieza a ser reconocido por las calles en Francia. "Es cada día más difícil, pero la grandeza procede de las dificultades", apunta.

Su web ha recibido 100 millones de visitas en los últimos 12 meses, y Rémi ha prestado su humor a anunciantes como Nike y la marca de refrescos Orangina. "Siempre pensé que podría vivir de esto con tal de no abandonar nunca", asegura este humorista de la Red, que defiende la web como el medio donde puede mantenerse "más auténtico" mientras que la televisión le ha mostrado su cara menos amable.

Plagios en la televisión

Gaillard ha tenido muchos problemas con algunos de las estrellas y productores de la pequeña pantalla, a quienes mostró su trabajo y acabaron copiando sus sketches sin ni tan siquiera citar su página web. El escándalo de los plagios, que salpica a personajes muy conocidos como Cristophe de Chavanne o Michaël Youn, parece que le ha hecho repeler este medio, al menos en Francia.

"Mis vídeos son muy visuales y podría, por qué no, difundirlos en el resto del mundo", añade Gaillard, que tampoco ha logrado un distribuidor para que sus bromas pudiesen venderse por DVD. "Hay que arreglar algunos problemas jurídicos, y es bastante complicado", explica Gaillard quien hace a llamamiento a los productores españoles que pudiesen estar interesados en comercializar sus bromas.

De hecho, España está dentro de sus objetivos a más corto plazo. Este sinvergüenza planea hacer un tour a este lado de los Pirineos en poco tiempo. Así que ya saben, si de pronto se encuentran con un gimnasta practicando equilibrios dentro de un autobús o con un bañista haciendo la bomba en una piscina en el departamento de muebles de jardín, es Don Nadie Gaillard.