Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Heterogénea "megafiesta" Facebook

Grupos y solitarios por igual en el primer gran encuentro de usuarios de la red social por excelencia

La madrileña sala "La Riviera" acogió una fiesta diferente a las habituales. Se trataba de una fiesta Facebook en la que teóricamente, muchos se conocían entre ellos pero, ¿cuántos aceptan a gente que realmente conocen en el mundo real? Muy pocos. Se trataba de la oportunidad de ver qué hay más allá de esa pequeña foto de carnet -en el mejor de los casos- que ilustra el perfil de la red social que se ha convertido en modelo a seguir para el resto.

Con la popularización de Facebook, han llegado muchas otras, dedicadas a intereses o perfiles más concretos, pero la más conocida sigue siendo esta. Algunos asistentes comentaban los motivos de su asistencia: "Gracias a Facebook hemos encontrado a gente que no veíamos desde el colegio, así que este evento es una oportunidad para volver a vernos".

La fiesta se organizó dentro de la red pero al margen de los propietarios de la misma, eso sí, muchas marcas aprovecharon el encuentro para promocionarse ya sea con cupones de descuento o con juegos orientados a la participación y posterior visita de los resultados en la web.

Aunque en el evento de Facebook había más de 6.000 personas apuntadas, la realidad de la fiesta era bien diferente. Aún así Ángeles Pellisa, una de las improvisadas organizadoras, se daba por satisfecha: "Si vienen 2.000 estará muy bien". Cobrando a diez euros la entrada es lógico que pensase así, la realidad es que pasaron de los quinientos según pasaba la medianoche. Los propios organizadores se sorprendían con el éxito de convocatoria: "Habíamos organizado ya fiestas pero por nuestra cuenta pero no con tanta gente. Empezamos con una cena para amigos, normalmente gente de entre 25 y 30 años, pero al ver que en una semana pasamos de 200 asistentes y a la siguiente de 2.500 nos planteamos algo más grande y... aquí estamos".

Photocalls, sorteos y vales de promoción para canjear en la red daban el toque comercial a una noche de "semidesconocidos" y gente que se "conoce de vista".