Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis llega hasta Google

El buscador suprime 100 empleos y empieza a abandonar sus servicios y aplicaciones menos populares

Google, el rey de las búsquedas en Internet y líder indiscutible de la publicidad online, ha empezado a mostrar los primeros signos de debilidad en su corta y fructífera historia. La compañía ha anunciado que va a despedir a 100 empleados de su departamento de recursos humanos puesto que también ha reducido considerablemente el número de nuevos fichajes que la multinacional realiza, según ha reconocido en su blog corporativo.

"Dado el estado de la economía, reconocemos que necesitamos menos gente enfocada en las contrataciones", dice Laszlo, el vicepresidente de Recursos Humanos. La primera medida de Google fue zanjar los contratos con empresas externas de cazatalentos, pero "después de muchas consideraciones, hemos decidido, muy a nuestro pesar, que necesitamos ir más allá y reducir el tamaño de la organización de contrataciones aproximádamente en 100 puestos".

La noticia ha calado hondo ya que supone el reconocimiento de que hasta Google empieza a notar los efectos de la crisis financiera.

El buscador también ha ido eliminando en los últimos meses algunos de los servicios y aplicaciones que no estaban encontrando salida comercial, mientras que hasta ahora su filosofía de trabajo ha sido lanzar el máximo número de ideas posibles sin importar que no tuviesen un retorno de la inversión inmediato o a medio plazo.

Adiós a los proyectos no rentables

La compañía está abandonando proyectos como Google Vídeo, su sistema de vídeos anterior a la compra de You Tube en el que a partir de ahora ya no se podrá subir nuevo contenido.

El buscador también ha paralizado los desarrollos de su comunidad de desarrolladores Google Notebook, y en los próximos meses cerrará Dodgeball, un sistema que la compañía compró en 2006 que ha sido suplantado por Twitter.

Joiku, que fue absorbido por Google un año después como un sistema que permitía conocer toda la actividad de un grupo en la Red, va a ser mantenido por un grupo voluntario de empleados. A los anuncios de la compañía se han ido sumando las quinielas de analistas y bloggers que hacen apuestas sobre cuáles serán las siguientes aplicaciones que abandonará Google.

Entre los más mencionados están Grand Central que pretende que las personas tengan un único número donde centralizar sus comunicaciones electrónicas y Knol, la alternativa a la Wikipedia que ha pasado al olvido.

Los analistas consideran que estas medidas vienen a demostrar, no sólo que la crisis empieza a afectar a la publicidad en Internet, sino que además la compañía empieza a madurar al empezar a centrar las áreas de negocio en las que realmente quiere estar.

Más despidos en Microsoft, IBM, Dell y Motorola

En cualquier caso, la situación de Google no es de las más graves pues son muchas las empresas del sector que están planeando reestructuraciones. Microsoft no se libra de la crisis y The Wall Street Journal asegura que va a suprimir unos 15.000 empleos, medida que se prevé que hará pública la semana que viene con el anuncio de sus resultados trimestrales.

Los despidos empiezan a ser algo bastante habitual en el sector tecnológico que hasta ahora había resistido bastante bien los envites de la crisis. Los rumores apuntan que IBM también está preparando despidos, Dell ya ha anunciado que va a despedir a 1.900 empleados en su fábrica irlandesa, por no nombrar a Yahoo que lleva todo el año pasado sufriendo una fuerte reestructuración o Motorola, que acaba de anunciar una reducción del 6% de su plantilla, unos 4.000 empleos.

Más información