Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La democracia llega a Facebook

Los usuarios de la red social más grande del mundo podrán votar los cambios en la política del servicio

Los términos de uso de las redes sociales se han convertido en uno de los quebraderos de cabeza de sus administradores. Este viernes, el líder mundial en este tipo de páginas web, Facebook, ha anunciado de boca de su creador, Mark Zuckerberg, el nacimiento de unos Principios y de una Declaración de Derechos y Responsabilidades del servicio que podrán ser revisados, comentados y enmendados por los propios usuarios. Además, en caso de ser finalmente aprobadas en votación popular, serán los usuarios quienes, con condiciones, determinarán en el futuro las distintas políticas del servicio que les afecten.

Facebook busca así salir al paso de una riada de críticas que surgieron cuando, de forma unilateral, sus administradores cambiaron los términos de uso del sistema. La nueva redacción daba a entender que Facebook sería la propietaria en exclusiva y a perpetuidad de todos los contenidos subidos y compartidos por los usuarios. El revuelo causado fue tal que obligó al propio Zuckerberg a anunciar en su blog la vuelta a los antiguos términos de uso.

Sin embargo, y conocedor de que el potencial de su creación radica en los más de 175 millones de usuarios que tiene en todo el mundo, Zuckerberg y su compañía han dado un paso más y han decidido dotar a Facebook de una suerte de sistema democrático que, con condiciones, permitirá a los usuarios decidir cómo se gestiona el servicio, según ha explicado el CEO de la compañía en una rueda de prensa celebrada en la sede de la compañía y que ha contado con medios de comunicación de todo el mundo a través del teléfono.

Una Constitución para Facebook

En primer lugar, Facebook ha anunciado la creación de un decálogo que recogerá los Principios de Facebook, es decir, los valores con los que se quiere conducir la compañía. Entre otros, estos Principios serán la libertad de compartir y conectarse, la igualdad fundamental de las personas y la propiedad y control de la información.

Dichos principios serán publicados el próximo 1 de marzo en un grupo de discusión creado ex profeso, donde los usuarios podrán evaluarlos y comentarlos, así como proponer cambios u otros nuevos.

Esta declaración de principios conformará una especie de Constitución de Facebook a partir de la cual se ha redactado un segundo documento: la Declaración de Derechos y Responsabilidades, cuya función será controlar las relaciones de Facebook con los usuarios y otros que interactúen con la empresa. Esta Declaración ocupará el lugar de las actuales Condiciones de Uso, las Condiciones de Uso de los Desarrolladores y los Términos y Condiciones de Publicidad del servicio.

El borrador, que se expondrá en otro grupo de discusión y que tendrá un funcionamiento muy similar, recoge una de las principales reivindicaciones de los usuarios más activos del servicio, así como de múltiples organizaciones de derechos: los usuarios son los propietarios de los contenidos, dan su permiso a Facebook para utilizarlos pero sólo hasta sean borrados o la cuenta cancelada.

Ambos grupos de discusión tienen un denominador común. Los administradores los han bautizado como Town Hall, esto es, Ayuntamiento. En el futuro, será en el Ayuntamiento de Facebook donse se tomarán las grandes decisione, si prospera la idea hoy expuesta.

Un usuario, un voto

El periodo de reflexión finalizará, por tanto, el domingo 1 de abril a las 9:00, hora española. Facebook revisará y estudiará los comentarios e ideas y publicará una propuesta definitiva de la Declaración.

Será entonces cuando los miembros de Facebook podrán ejercer por primera vez su derecho a voto, siempre que su cuenta estuviera activa a 26 de febrero de 2009. Los resultados de la votación se harán públicos y serán vinculantes si vota más del 30% de los todos los usuarios activos registrados.

En caso de que la votación prospere la democracia a la Zuckerberg quedará instaurada en Facebook y todos los futuros cambios de políticas podrán ser votados por los usuarios, siempre y cuando su nivel de interés lo justifique, según el propio Zuckerberg. Dicho interés se determinará por el número de usuarios que comentan sobre el cambio propuesto durante el período de comentarios.

El que sería el sexto país del mundo en virtud de sus 175 millones de ciudadanos celebra su quinto aniversario otorgando a los usuarios la posibilidad de decidir no sólo por sus derechos y responsabilidades, sino también por el modelo de negocio que la compañía debe seguir. Web 2.0 en estado puro.