Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Dalai Lama, víctima de una red de espionaje informático que tenía su origen en China

En menos de dos años la red entró en al menos 1.295 ordenadores en embajadas y empresas de 103 países

Un grupo de investigadores canadienses ha descubierto una red de espionaje que infiltraba ordenadores y que ha robado documentos de cientos de oficinas de gobierno y privadas alrededor del mundo, incluso las del Dalai Lama, según un reportaje publicado por el diario New York Times este fin de semana.

El espionaje ha sido destapado cuando investigadores del centro de estudios internacionales Munk, en la Universidad de Toronto, analizaban los ordenadores del líder religioso con la intención de detectar algún virus. El informe de los investigadores demuestra que el sistema era controlado casi totalmente en China y afectaba sobre todo a países que mantienen relaciones con el Tibet. El Gobierno chino ha negado su participación en la trama.

La investigación demuestra que, en menos de dos años, la red se infiltró en al menos 1.295 ordenadores en 103 países, incluidos muchos situados en embajadas, ministerios del Exterior y otras oficinas de Gobierno, al mismo tiempo que en los centro tibetanos de exiliados en India, Bruselas, Londres y Nueva York.

El sistema, llamado GhostNet, se concentraba en países del sur y del sureste de Asia. No hay evidencia de que el Gobierno estadounidense haya sufrido el ataque de los espías, pero los ordenadores de la OTAN sí han sido revisados. Según los investigadores el sistema permitía encender la cámara de los ordenadores infectados y grabar las imágenes, pero no se sabe si esta herramienta ha sido utilizada. Según los investigadores, se trata del caso más amplio de espionaje informático internacional conocido.