Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Richard Stallman censura que Zapatero dé portátiles con Windows

El líder del movimiento pro 'software' libre pide que los sistemas privativos desaparezcan de los colegios

El considerado gurú mundial del software libre, el estadounidense Richard Stallman, censuró ayer el anuncio del Gobierno de proporcionar a cada alumno su propio ordenador portátil en tanto en cuanto estarán programados "con Windows", el sistema operativo de Microsoft, algo que cree que "no es ético".

Stallman ha hecho estas declaraciones a los periodistas en Alicante poco antes de dar la charla "El movimiento del software libre y el sistema operativo GNU/Linux", organizado por Caja Mediterráneo (CAM) en el "espacio CAMon".

El estadounidense, que participó ayer en la charla "El movimiento del software libre y el sistema operativo GNU/Linux" en Alicante, aseguró que "regalar ordenadores con Windows a los niños del país" supone "vender el futuro del país a Microsoft".

Por ello, se ha dirigido al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para pedirle que, con el "corazón", decida si lidera un partido "socialista o uno monopolista". Para Stallman, "una escuela ética debe prohibir esos ordenadores" y "permitir el software libre, porque no impone una dependencia destructiva".

"¿Por qué quiere regalar Microsoft copias casi gratuitas (de su programa) a escuelas y niños? Es como regalar drogas adictivas, ya que la primera dosis es gratis pero, después de ser dependiente, tienes que pagar", advirtió, antes de aclarar que uno de sus retos es "organizar luchas" en los países contra este tipo de iniciativas que propician los monopolios.

Educar en libertad

Los gobiernos, según Stallman, deben facilitar ordenadores con software libre para "enseñar a los niños a vivir en libertad, a ayudar al prójimo y a participar con su comunidad" puesto que los estados están obligados a "proteger la libertad, la independencia y la capacidad de sus ciudadanos".

Acérrimo enemigo de los productos de las multinacionales como Microsoft y Apple por atentar contra la libertad del usuario y la solidaridad social, Stallman ha asegurado que estas compañías crean programas "privativos con funcionalidades malevolentes", como la vigilancia del usuario, la restricción de utilidades y otras "puertas traseras todopoderosas" para atacar al consumidor.

Ha defendido el software libre porque cumple cuatro libertades: la de ejecutar el programa como quiera el usuario; facilitar el estudio del "código fuente" y su cambio; autorizar a distribuir copias exactas a los demás gratis y, también, a dar copias de las versiones cambiadas.

"Es un sistema ético porque cumple las cuatro libertades, que son esenciales para un sistema democrático" frente a "la dictadura de la empresa 'desarrolladora' del sistema, que actúa como un instrumento para imponer su poder injusto".