Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Partido Pirata se extiende por Europa

París y Praga son las nuevas conquistas

"Las nuevas tecnologías ofrecen fantásticas posibilidades para difundir cultura y conocimiento a todo el mundo casi sin coste, pero también facilita la construcción de una sociedad controlada a un nivel nunca visto hasta ahora". Cuando Rick Falkvinge escribió estas palabras para el manifiesto del Partido Pirata sueco en 2006, difícilmente podría imaginar que su idea resultaría, y que se extendería al resto de Europa a una velocidad pasmosa.

En las últimas semanas, después de la victoria del Partido Pirata sueco, que consiguió un asiento en el Parlamento europeo, los aires piratas se han expandido por Europa; París y Praga son las últimos puertos donde han recalado, las dos capitales han sido testigos de la aparición del Partido Pirata francés y el Partido Pirata checo.

"Nuestras propuestas una reforma de la ley de propiedad intelectual dirigida a hacer posible el acceso universal a la cultura a través de herramientas digitales, el refuerzo de la democracia directa a través" afirma el fundador del partido francés, Remy Ceresiani en un artículo de la web Arstechnica A pesar de que el partido dispone de poco más que un grupo en Facebook y un blog, Francia, con sus últimas leyes anti P2P, se antoja como un buen lugar donde intentar extender sus ideas sobre la propiedad intelectual.

El Partido Pirata checo, que acaba de ser certificado como partido oficial por el Ministerio del Interior, ha acumulado ya 2.500 firmas electrónicas y espera poder competir en las elecciones de octubre. Como sus compañeros europeos, el no posee un programa electoral extendido; le interesan sólo aquellos asuntos relacionados con la propiedad intelectual y aspira a aliarse en coalición con otras formaciones políticas. "No queremos puestos políticos", ha dicho el portavoz del partido Ondrej Profant a la agencia checa CTK. "Si conseguimos llevar nuestro programa al nivel de las ideas e influenciar con nuestras creencias a otros partidos, entonces nos daremos por satisfechos".

Recientemente ha surgido también un partido pirata en Eslovaquia; hay uno planeado en Hungría y a nivel mundial se pueden encontrar sucursales piratas en lugares como Argentina, Sudáfrica, Australia, Brasil, Nueva Zelanda o España.

Suecia a la vanguardia

A principios de junio el partido pirata sueco hizo historia al conseguir un asiento para el parlamento europeo con un 7.1% de los votos. "Acabamos de escribir una parte de la historia política", aseguró tras los resultados Rick Falkvinge, cabeza visible y fundador del partido. "Esta noche los políticos han aprendido que hacer lo que les dicta su lobby les costará votos. Somos el mayor partido entre la población menor de 30 años, esto significa construir el futuro de las libertades".