Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ataque informático provoca la caída de 'Twitter'

La página web ha vuelto a dar servicio tras permanecer más de tres horas caída.- Según el blog de la compañía, han sido víctimas de un ataque masivo de peticiones a su servidor.- Facebook también ha sufrido el mismo problema, pero su red no se ha colapsado

Tras permanecer este jueves más de tres horas caído, el portal web Twitter ha vuelto a dar servicio a las 18.46 horas. Poco a poco, con lentitud y con largos tiempos de carga, la página electrónica recobra la normalidad. Por el momento, la portada sigue sin funcionar, pero sí lo hacen las páginas de cada perfil (por ejemplo, la de EL PAÍS). "Estamos trabajando para tener el servicio al 100% tan pronto como nos sea posible", añaden desde la compañía.

Twitter ha anunciado este jueves que ha sido víctima de un ataque informático. A lo largo del día, los millones de usuarios del popular portal no han podido acceder a la página electrónica. Cerca de las tres de la tarde (hora española) comenzaron los primeros síntomas. Desde entonces Twitter, el sistema de mensajes cortos por Internet, cada día más popular, no ha podido dar servicio. Ni siquiera aparecía en su portada la temida ballena que indicaba una caída del servicio.

Esta es la primera vez que Twitter declara ser víctima de un ataque deliberado

Según el blog de la compañía, están siendo víctimas de un ataque masivo de peticiones a su servidor que pretende impedir el servicio. Biz Stone, uno de sus directivos, indicaba que este tipo de ataques son comunes en pasarelas de pago o cuando se intenta atacar a bancos en la red, pero no en servicios dedicados a la comunicación, como es su caso.

Para mantenerse informado sobre el estado del servicio, se recomienda seguir la web de 'status' donde se da cuenta de la situación. Por el momento, aseguran, que el servicio ha vuelto pero que continúan defendiéndose del ataque y que el servicio puede sufrir ciertas demoras.

No se trata de una caída cualquiera

Hasta hace un año las caídas en Twitter eran habituales, adornadas con una ballena con aire de tristeza, que fue objeto de bromas, chistes y camisetas. Entonces, eran debidas a falta de capacidad del servicio. Esta es la primera vez que Twitter declara ser víctima de un ataque deliberado.

Las sucesivas caídas de Twitter hace poco más de un año hicieron que los usuarios comenzasen a utilizar otros servicios parecidos. El más popular fue Plurk, que no sólo permitía cambiar entre diferentes 'avatar' (insignias que identifican a cada usuario) a medida que se hacía un uso más intensivo del servicio, sino que también permitía caracteres de alfabetos no occidentales.

Twitter es un servicio que permite enviar y recibir mensajes de 140 caracteres a través de Internet mediante ordenador, PDA y teléfono móvil de manera rápida y sencilla. En los últimos meses se ha ido popularizando por su uso en las protestas tras el golpe de Estado en Honduras, las protestas en Irán por el resultado electoral o la muerte de Michael Jackson.

Cuando un avión se vio obligado a aterrizar en el Río Hudson, la primera imagen apareció a través del servicio twitpic dedicado al envío de imágenes por Twitter.

Famosos y políticos

Cada vez más y más famosos han optado por este servicio para comunicarse con sus seguidores, como es el caso de Britney Spears, Demi Moore, Lance Armstrong, Ricky Rubio o Shaquille O'neall.

En el caso de los políticos, la popularidad llegó de la mano de Barack Obama. En España, el lehendakari Patxi López lo utiliza con frecuencia. Durante la campaña llegó hasta el punto de conceder una entrevista simultánea con varios usuarios del servicio.

Facebook

Facebook también ha sufrido un ataque del mismo tipo -por exceso de peticiones- pero no ha caído. La velocidad y la capacidad del servicio se han visto mermadas.

Ambos ataques se han hecho a través de una API, una interfaz de programación de aplicaciones que proporciona parte de su código para que terceros puedan desarrollar nuevos servicios que se integran con Twitter o Facebook. El diario The New York Times cede parte de su API y otros crean servicios a partir de su información. Son muchos los usuarios que usan complementos para actualizar su estado en varias redes y al mismo tiempo con un solo envío gracias a la liberación de este código. A lo largo de esta tarde muchos expertos han cuestionado la seguridad de estos servicios tan de moda en la web 2.0, pero que al mismo tiempo dejan demasiadas puertas abiertas.