Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El escurridizo ordenador tablet podría llegar a cuajar

Últimamente, el sector de la alta tecnología se ha ilusionado con una idea que no es precisamente nueva: los ordenadores tablet.

Discretamente, varias empresas de alta tecnología están haciendo cola para distribuir versiones de estas máquinas portátiles sin teclado y con pantalla táctil en los próximos meses. Los observadores del sector tienen la mirada puesta en Apple en concreto, que piensa vender un aparato de estas características para principios del año que viene.

Los tablet llevan existiendo en diversas formas desde hace dos décadas, pero hasta ahora han sido poco más que un fracaso memorable. No obstante, la nueva hornada de aparatos ha captado la imaginación de directivos de empresas tecnológicas, blogueros y amantes de los aparatos electrónicos.

Según estos planteamientos, los tablet salvarán a las industrias editoriales de libros y periódicos, ofrecerán otra forma de ver la televisión y películas, de jugar con videojuegos y constituirán una forma visualmente rica de disfrutar de Internet y el mundo en expansión de las aplicaciones para móviles.

"Los ordenadores de mesa, los portátiles... ya sabemos que funcionan", comenta Brian Lam, director editorial de la popular página de aparatos electrónicos Gizmodo. Los tablet, añade, "son uno de los pocos misterios que quedan".

En un principio, los ordenadores tablet se idearon como una forma de sustituir a la vieja hoja de papel, del mismo modo que los ordenadores reemplazaron a la máquina de escribir. En 1993, el Newton MessagePad de Apple, con su pantalla ampliada y su puntero, pasó a ser conocido no tanto por sus características innovadoras, sino por ser satirizado en Doonesbury, que se mofaba del aparato por su pésimo reconocimientode la escritura. Steven P. Jobs se deshizo del Newton cuando volvió a Apple, en 1997.

Luego, en 2001, en Comdex, la feria comercial de la industria, Bill Gates presentó un nuevo programa de Windows para tablet con una predicción atrevida: dentro de cinco años, decía, los tablet "serán el tipo de ordenadores más vendido en EE UU". Pero no ha sido así. De los tablet que funcionan con Windows sólo se venden unos pocos centenares al año, sobre todo en sectores como la sanidad o los servicios financieros.

Los primeros tablet presentaban unos problemas básicos: costaban demasiado y no hacían lo suficiente. "Los programadores se adelantaron a las capacidades de los equipos informáticos", explica Paul Jackson, analista de productos de consumo de Forrester Research. "Pero puede que por fin estemos llegando al punto en el que los sueños y las aspiraciones de esos diseñadores se aúnen realmente con una tecnología capaz y a un precio razonable".

El redoble de tambores para las presentaciones de los productos tablet ya ha empezado. En junio, Archos, una empresa francesa de electrónica de consumo, empezó a vender pequeños tablet con pantalla táctil con el software Android de Google. Y presentará otro que funciona con Windows 7 de Microsoft, compatible con pantallas táctiles. "Alguien que viaje mucho no quiere llevarse consigo el mamotreto del portátil", comenta Frédéric Bala, vicepresidente de marketing de Archos. El blog TechCrunch también ha encargado su propio tablet para Internet, llamado CrunchPad.

A pesar de los problemas que ha tenido en el pasado con los tablet, Microsoft parece dispuesto a intentarlo otra vez. En septiembre, aparecieron en Gizmodo imágenes de un aparato de Microsoft con forma de libro llamado Courier, con dos pantallas a color de 18 centímetros.

El tablet que se rumorea que va a sacar Apple a principios del año que viene es el más esperado. Según los analistas, será una especie de versión ampliada y actualizada del iPod Touch, con un precio que rondará los 700 dólares.

A pesar de la preponderancia de las aplicaciones, sigue presente la eterna cuestión de si la gente normal encontrará realmente un uso para los ordenadores tablet.

"Supongo que será como el iPhone con una pantalla mucho más grande, un aparato muy bonito y con mucha capacidad, pero no sé cómo lo encajaría en mi vida", explica un ex directivo de Apple que prefiere que no se sepa su nombre por la política de confidencialidad de Apple, pero que prevé que habrá un tablet de Apple el año que viene. "Son cosas que se debaten desde hace tiempo en Apple".