Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reporteros sin Fronteras pide explicaciones a Apple por censurar contenidos del iPhone en China

Contenidos relacionados con el Dalai Lama y líderes uigures han sido bloqueados

Reporteros sin Fronteras (RSF) ha pedido explicaciones a Apple por la supuesta censura de aplicaciones sobre el Dalai Lama en China. Según IDG, varias aplicaciones relacionadas con el Dalai Lama o con la militante uigure Rebiya Kadeer habrían sido bloquedas en China mientras son accesibles en otros países. Los clientes chinos del iPhone no pueden acceder a aplicaciones como Dalai Quotes, Dalai Lama Quotes, Dalai Lama Prayerwheel y Paging Dalai Lama. Igual sucede con una aplicación dedicada a los premios Nobel.

RSF exige a Apple que comunique la lista completa de aplicaciones censuradas, en el caso de que ésta se haya producido, y los criterios de selección empleados. "Si Apple ha aceptado retirar algunos de sus productos de Apple Store bajo la presión de las autoridades chinas, el grupo norteamericano ingresará en el club de empresas cómplices de la censura de la información en China. Una gran decepción sobre una empresa que se ha hecho conocer por su espíritu creativo. (...) El obedecer a las leyes locales no constituye una excusa plausible, un acto de censura de contenidos afectando al Dalai Lama sería injustificado y supondría claramente una violación de las leyes internacionales que regulan la libertad de expresión". Desde hace años, compañías como Yahoo! o Google censuran contenidos en la versión china de sus buscadores.

El creador de una aplicación que permite consultar citas del Dalai Lama ha manifestado que Apple no le habría comunicado que su servicio no era accesible en China

Por otra parte, en 2009, más de 5.000 personas han sido detenidas en China en el marco de una campaña supuestamente dirigida a combatir la pornografía en Internet. Según datos oficiales, 9.000 sitios de Internet han sido cerrados por la misma razón. Las autoridades chinas ofrecen una recompensa cercana a los mil euros a aquellos ciudadanos que denuncien la existencia de sitios dedicados a la pornografía en una campaña de "purificación" de la Red.