Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dilma Roussef: "El derecho a acceder a Internet no puede ser una cuestión comercial"

Campus Party se convierte en el centro del debate político

Sólo Dilma Roussef, acompañada por una nube de fotógrafos y simpatizantes, estaba en el programa de Campus Party. Marina Silva fue por su cuenta. José Serra, Gobernador de Sao Paulo, muy esperado no apareció. Las inundaciones en la ciudad desaconsejan demasiada exposición pública. Estos son los tres presidenciables para 2010, cuando Lula diga "adiós" o, quizá, si sale Dilma Roussef, Ministra de su gobierno y compañera de partido, pueda volver en 2014 y ser el presidente del Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos. Será un buen broche para el padre del 'milagro'.

Dilma, se quita responsabilidad innecesaria: "no contestaré preguntas sobre la posible presidencia porque me parece una falta de respeto. Hasta que el Partido de los Trabajadores no me escoja en el congreso de febrero, si así lo cree, como candidata, hablo como Ministra". Esa fue la única imposición que hizo a la hora de contestar. Hizo algo, todavía poco frecuente en España, presentarse sin imposiciones, sin papeles, sin temas, a un grupo de periodistas y 'bloggers', todos tratados por igual.

En la misma línea que Gilberto Gil, defendió la necesidad de Internet en democracia: "Estamos ante la nueva plaza de los ateniense. Con la red somos más inteligentes y democráticos. También más creativos". Al mismo tiempo anunció que antes de finales de 2010 en las escuelas de Brasil, no todos los ordenadores, pero sí los del laboratorio de informática tendrán acceso a Internet de al menos un mega.

En Campus Party Brasil es normal cruzarse con indígenas que van a conferencias o están con su ordenador de un lugar para otro. No es casualidad, el Estado lucha por la inclusión de todos. "El acceso debe ser universal, desde los más pobres a las tribus", explicó con un entusiasmo poco visto en políticos de otras latitudes.

Con la circo electoral a las puertas las redes sociales serán algo más que una moda propagandística. "Esta campaña será la de los 'tuiteros", bloggeros y las redes sociales. Vamos a abrir muchas puertas al debate porque todas las opiniones nos tienen que hacer pensar", explicaba.

No es casualidad que se apoyen los blogs con tanta claridad cuando hasta Lula tiene uno: "Los bloggers de Brasil cumplen un papel fundamental. Comparten información, dan opinión, critican y fomentan el debate".

Con un aire trascendente, concluyó: "la democracia no es el triunfo del silencio. La democracia es el triunfo de muchas voces".