Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El espionaje británico detectó en 2008 ciberataques desde China

Distribuyó a determinadas empresas un documento en el que alertaba contra regalos informáticos y la práctica del chantaje por parte de los agentes chinos

Las empresas británicas con relaciones comerciales con China corren el peligro de estar sometidas a ciberataques. En 2008, la agencia de inteligencia británica, MI5, avisó a una serie de ellas sobre el peligro de tener ordenadores infectados o de que sus ejecutivos fueran sometidos a chantaje por sus relaciones sexuales u otro tipo de conductas. El aviso, de 14 páginas, fue distribuido a un grupo restringido de compañías y bancos británicos. En el mismo se afirma que China supone la más importante amenaza en el terreno de la seguridad informática. El documento ha sido ahora desvelado por el Sunday Times.

Según el diario, el documento explica que miembros de organizaciones oficiales regalaban a los ejecutivos británicos cámaras o tarjetas de memoria que incluían código malicioso que permitía acceder remotamente a sus máquinas. El MI5 describe como objetivos de este espionaje a empresas de defensa, energía, comunicaciones, fabricantes y firmas de relaciones públicas. El texto advierte del interés por parte de los espías chinos en entablar una relación cordial con sus víctimas para conseguir información y advierte que buscan obtener datos sobre la conducta del ejecutivo por si descubren algo que les permita chantajearlo y forzar su cooperación. El texto asegura que las habitaciones de hotel donde se alojan estos ejecutivos pueden ser registradas en su ausencia. El conocimiento público de este documento se produce después de que Google denunciara haber sido objeto de un ciberataque que alcanzó a una treintena de empresas norteamericanas.