El ministro Sebastián defiende cobrar una tasa a los buscadores

Si se aplicara en Europa, las operadoras deberían trasladar este beneficio al cliente con un Internet más rápido y barato

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, ha defendido que se estudie en la Unión Europea la creación de una tasa para los buscadores de Internet, como Google, por el uso de las redes de los operadores de telecomunicaciones, tal y como han reclamado Telefónica y Vodafone. Se trata de un paso más. La semana pasada, Sebastián admitió que era una "opción posible". Sebastián ha señalado que, si finalmente se introduce esta tasa, los operadores deberán trasladar a los usuarios parte del beneficio que obtengan de los buscadores en forma de "un Internet de más calidad y más barato".

"Es una opción abierta que hay que estudiar, que hay que analizar", ha dicho el ministro de Industria en rueda de prensa al ser preguntado por si la presidencia española buscará la introducción en toda la UE de la tasa para los buscadores. "Desde luego hay que hacerlo, no desde el punto de vista de un solo país, sino desde el punto de vista europeo e incluso me atrevería a decir desde el punto de vista global". Si finalmente los operadores "recibieran algún tipo de compensación por el uso que ofrecen a esos buscadores", "esos ingresos adicionales" deberían ser "útiles, beneficiosos, trasladables a los usuarios", según el ministro de Industria. "Si la opción es que acabemos con un uso más barato, un uso más eficiente y una mejora para los usuarios de Internet, que tengan Internet de más calidad y más barato, entonces será una buena opción para estudiar.

El presidente de Telefónica, César Alierta, reclamó recientemente poner freno a la estrategia de los buscadores de Internet, que se sirven de las redes desplegadas por los operadores de telecomunicaciones a costa de inversiones multimillonarias sin pagar nada a cambio. A esta opinión se sumó el máximo responsable de Vodafone durante su visita a Barcelona con motivo del Mobile World Congress. Por su parte, la industria de contenidos en Internet apoya la llamada neutralidad de la Red que se opone a que las operadoras puedan discriminar el servicio aplicando distintos precios o velocidades a los mismos.