Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reducir la brecha digital, objetivo común de la UE y América Latina

El V Foro sobre la Sociedad de la Información busca la cooperación entre los dos lados del Atlántico

Representantes de las administraciones y de la industria se la sociedad de la información de Latinoamérica y la UE se han reunido esta mañana en La Granja (Segovia) en el V Foro Ministerial Unión Europea (UE) - América Latina (ALC) sobre Sociedad de la Información. La capacidad de las tecnologías de la información para generar crecimiento sostenible y empleo; la redución de la brecha digital; la universalidad de la banda ancha y la necesidad de una regulación dinámica que no frene el desarrollo de una industria de por sí veloz, junto con la conveniencia de instar a las administraciones a generalizar el uso de estas tecnologías para dar mejor servicio a los ciudadanos, son algunos de los puntos que recoge la Declaración de La Granja, que se firmará esta tarde en el marco del encuentro organizado por la Comisión Europea y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

"Queremos que sea un documento importante, con contenido y compromisos de avance, desarrollo y cooperación", ha señalado el Secretario de Estado para Telecomunicaciones, Francisco Ros, en rueda de prensa.

Fabio Colasanti, director general de la Dirección General de la Sociedad de la Información y Medios de la CE dio en su ponencia la visión europea: Convencer a la opinión pública de que las tecnologías de la información son "cruciales" para mejorar la calidad de vida es uno de los objetivos que deben abordar las políticas de fomento de las TIC. Destacó también necesidad de un "esfuerzo coordinado para mejorar el acceso", tanto a nivel de banda ancha como en otras áreas, y la de resolver problemas de infraestructura. Sobre este último punto, incidió en que, si bien el despliegue de la banda ancha alcanza al 93% de la población en europea en conjunto, la cobertura se reduce al 25% de la población en el espacio rural. "Es necesario invertir para garantizar el acceso rural" a la banda ancha antes de 2013, algo que requiere esfuerzo público, ya que puede no interesar al sector privado, apuntó.

En cuanto a las redes de última generación - velocidades de 100 megas o más-, "los usuarios no quieren pagar más por 100 megas y las empresas no ven rentabilidad. Existe una brecha entre el beneficio de la sociedad y quién debe invertir", explicó Colasanti, quien enumeró algunos pasos que pueden dar los gobiernos para facilitar la inversión necesaria, mayor en obra civil que en tecnologías, como la posibilidad de soterrar el cableado a menor profundidad: "En algunos países se soterra a 30 centímetros, con lo que se reducen los costes".

Mario Cimoli, director de la División de Desarrollo Productivo y Empresarial de CEPAL, incidió en que "las políticas necesarias en Latinoamérica son distintas a las necesarias en Europa" y "reconocer las diversidades entre las regiones, sus diferencias estructurales y de desarrollo es fundamental para cooperar". Algo en lo que coincidió Alicia Talavera, viceministra de México, que señaló que en su país, y en toda América Latina, hay distintos niveles de desarrollo que "hay que homogeneizar" para ponerse "al nivel de los que están en la modernidad".