Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La filtración del tratado ACTA confirma los temores de los internautas

El documento empuja a los proveedores de Internet al filtrado preventivo de contenidos para evitar sanciones penales

Un sitio francés, La Quadrature du Net ha publicado el borrador íntegro del tratado ACTA que están negociando las potencias comerciales para combatir la falsificación y proteger la propiedad intelectual. El texto confirma los temores de los internautas en el sentido de que el tratado impulsará el filtrado de contenidos.

El borrador, del 28 de enero de este año, es el resultado de la última reunión de los negociadores del tratado en México y servirá de base para los debates de la próxima ronda negociadora en Nueva Zelanda, en abril. Uno de los aspectos más preocupantes es la posibilidad de que se impongan penas de cárcel a los proveedores de acceso a Internet por los contenidos de terceros que alberguen. Esta posibilidad empujaría a estos intermediarios al filtrado preventivo de los contenidos. Japón y Estados Unidos son los países que defienden más claramente esta opción que supondría la introducción de una respuesta gradual. Ante el temor de las sanciones penales, los proveedores de acceso y buscadores filtrarían los contenidos y, en caso de no hacerlo satisfactoriamente, podrían verse acusados de un delito. Ambos países también apoyan la creación de un comité que controlaría la aplicación y reforma del tratado y que, como han subrayado varios analistas, podría suponer la creación de una institución legislativa sin ningún control democrático.

El Parlamento Europeo planteó a las autoridades comunitarias que, en función de sus competencias, debía tener un conocimiento detallado de las negociaciones en marcha y de la postura europea en las mismas. Las autoridades de la UE han insistido en que Europa no suscribirá ninguna medida que atente contra la legislación comunitaria,pero entre los eurodiputados existe preocupación porque dudan de la firmeza de esta postura. En Europa, los proveedores de acceso y portales de Internet no son responsables de contenidos ilegales salvo cuando han sido informados formalmente de su existencia.