Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Campañas de sabotaje técnico contra la ley antidescargas francesa

Un programa infecta de direcciones falsas redes P2P para dificultar la detección de los internautas

La próxima aplicación de la ley Hadopi en Francia, que perseguirá a los internautas que descarguen contenidos protegidos y podrá cortar su conexión a Internet, está siendo combatida por internautas franceses con todo tipo de herramientas, algunas altamente polémicas.

Estos días se ha lanzado el acceso web al programa SeedFuck que inyecta direcciones IP de Internet falsas en las redes P2P Torrent que, en plena aplicación de la ley, confundirían a los encargados de localizar las direcciones sospechosas de estar realizando descargas de contenidos protegidos por derechos de autor. Algunas webs consideran que esta herramienta permite dejar en evidencia el sistema de caza organizado por la ley que presenta flancos débiles en la prueba al no verificar cada archivo descargado y el trazado de su telecarga. Sin embargo, el empleo de este programa presenta problemas jurídicos porque, en la medida que pueda emplear identidades digitales de terceros, esta acción puede estar penada con cinco años de cárcel y 75.000 euros de multa.

La otra campaña consiste en inundar a la empresa TMG, encargada de suministrar las herramientas informáticas para aplicar la ley, de falsos currículos de respuesta a su oferta de empleo y la saturación de las cuentas de Facebook de algunos de sus accionistas. Según cuenta uno de los promotores de la campaña, titulada Opération Splendid, la idea es impedir que distingan lo verdadero de los falso. El motivo de este ataque es, según sus palabras, que no resulta normal que "una sociedad privada haga el trabajo de la policía". Un representante de la citada empresa ha manifestado que la campaña tiene poca incidencia y que su papel no es sustituir a la policía sino el de crear las herramientas para que pueda aplicarse la ley.