Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los diputados españoles podrán escoger entre iPhone 4 o Blackberry

El Congreso negocia con Movistar la sustitución de las agendas electrónicas

El Congreso de los Diputados planea dejar escoger a sus 350 diputados entre un iPhone 4 y un teléfono Blackberry. Según ha explicado una portavoz de la Cámara a este diario, el Congreso está renegociando el contrato del servicio de telefonía con Movistar. La oferta de la compañía para esta renovación incluye que los diputados puedan escoger uno de los dos modelos para sustituir sus actuales agendas electrónicas. La Junta de Informática del Congreso está estudiando ahora la seguridad y adaptación de ambos modelos a las necesidades de los diputados. Según la citada portavoz, este cambio no supondrá un sobrecoste para el Congreso ya que es una oferta de la operadora dentro del contrato global de mantenimiento que supone unos 400.000 euros anuales para todos los servicios.

El iPhone 4 fue presentado el pasado 24 de junio y no llegará a España hasta el mes de julio. El iPhone 4 está considerado un auténtico miniordenador personal con un precio de mercado de entre 160 euros, para la versión de 16 GB, y 250 euros, para el modelo de 32 GB. Entre las principales novedades de la última versión del iPhone esta la innovadora cámara frontal que permite videollamadas, y que se añade a la trasera. Además, la imagen de pantalla es más precisa y, lo mejor, permite un nuevo concepto de multitarea sin afectar a la velocidad de aplicación en activo del aparato.

El Congreso repartió en junio de 2006 a los diputados el primer teléfono móvil con PDA incorporada, que todavía conservan algunos de los parlamentarios. Se trataba de un dispositivo de la marca QTEK, modelo 9100, cuyo valor en el mercado estaba cercano a los 485 euros. En 2008, al principio de la presente legislatura, el Congreso entregó a los diputados un nuevo teléfono móvil con PDA incorporada de la marca HTC. Con este tipo de aparatos, que incorporan un certificado personal de firma electrónica, los diputados pueden presentar todo tipo de iniciativas parlamentarias desde cualquier lugar.

Hace unas semanas trascendió que el Parlamento europeo estudiaba dotar a sus 736 miembros de un iPad, gasto que levantó una fuerte polémica sobre su oportunidad.