Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El triunfo de Ana María Méndez, la mujer que ha desencadenado la sentencia europea sobre el canon digital

"Todavía no me creo que hayan considerado que el canon es indiscriminado y abusivo", explica

CLAVES: La controvertida historia del canon| TEXTO ÍNTEGRO: La sentencia | REACCIONES: González-Sinde: "Buscaremos alternativas" | Entidades de gestión de los derechos: "Europa respalda la compensación" | CHARLA DIGITAL: Charla con el abogado de la demandante | ESKUP: A vueltas con el canon digital, deja tu opinión

"Tenía miedo, mucho miedo". Ana María Méndez es una mujer valiente, pero hoy tenía pánico de una sentencia adversa. Y se ha quedado en casa, esperando el fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que le ha dado la razón.

Con voz todavía temblorosa confiesa que está muy contenta. "Hasta el último momento no las tenía todas conmigo. He vivido tantas sorpresas con esta historia en los últimos seis años que todavía no me creo que hayan considerado que el canon es indiscriminado y abusivo".

Ella siempre lo ha sostenido. Desde junio de 2004 cuando la entidad de gestión SGAE reclamó a Méndez, copropietaria de la tienda barcelonesa de informática Traxtore, 48.000 euros en concepto del canon sobre los CD y DVD vírgenes. Méndez se negó a pagar, SGAE la demandó y en marzo de 2006 un juez sobreseyó la causa. Una semana después la entidad volvía a reclamar judicialmente, por otra vía, el pago de la compensación por copia privada por los CD, DVD y reproductores MP3 que había comercializado entre septiembre de 2002 y septiembre de 2004.

Su empresa, Padawan, alegó que la aplicación indiscriminada del canon "sin distinguir la finalidad a la que van destinados" los productos contradecía la directiva europea. El juzgado de primera instancia dio la razón a la SGAE, pero la tienda recurrió y la Audiencia de Barcelona, antes de dictar su resolución a las partes, planteó la cuestión al Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Ana María sabe que ha ganado una batalla, "pero ahora empieza otra". La sentencia devuelve el caso a la Audiencia de Barcelona. Méndez quiere que este tribunal declare "nula la auditoría, realizada por una empresa de la SGAE, en la que pretendían cobrar por todo de manera retroactiva, cuando todavía no se había publicado la ley ni dictado sus tarifas. ¿Cómo quieren que cobre por algo que todavía no existe?".

En cualquier caso, hoy dormirá más tranquila. "He ganado mi lucha personal y eso ya nadie me lo quita".