Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Alex de la Iglesia se reunirá el jueves con 'internautas' para buscar una salida a la 'ley Sinde'

Cineastas y productores quieren encontrar una tercera vía para permitir que el Senado apruebe la norma en enero

Hay algo bueno en toda la alarma que ha provocado la no aprobación de la llamada ley Sinde, en realidad una disposición adicional en la ley de Economía Sostenible que permitía el cierre de páginas webs que vulneran la Propiedad Intelectual, en el Congreso de los Diputados. Una alarma que puede dar sus frutos. Los cineastas se han movilizado y están más que dispuestos a que la ley sea aprobada en el Senado, cuya discusión está prevista para el próximo 15 de enero, y para ello han abierto varios frentes de encuentros y negociaciones, tanto entre los partidos políticos como entre los internautas.

Alex de la Iglesia, presidente de la Academia de Cine, no quiere pasar por alto esta oportunidad y después de tres días en contacto directo con ciudadanos de las distintas webs a través de twitter, sabe que puede haber soluciones. "La falta de comunicación e información nos lleva al desencuentro. He aprendido que hay muchas formas de afrontar el problema, que hay diferentes maneras de solucionarlo", asegura el director de Balada triste de trompeta. De la Iglesia ha convocado para el jueves una reunión en la Academia de Cine a la que asistirán también el presidente de la institución, Eduardo Campoy, y el presidente de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales de España (FAPAE), Pedro Pérez, con el único objetivo de encontrar soluciones que satisfagan a todos. "Será una reunión de Internet y el cine sin intermediarios", asegura De la Iglesia, para quien hay un sector de ciudadanos que navegan en la red que no están de acuerdo con las páginas webs ilegales. "Hay muchos internautas que ofrecen soluciones sin que se vea coartada de ninguna manera la libertad del ciudadanos". Para el presidente de la Academia, el objetivo número uno es que la red siga siendo un lugar de encuentro libre compatible con el pago de los derechos de autor. "Un pago que no debe de recaer en el usuario, sino en las compañías telefónicas", afirma el presidente de la Academia.

Por parte de los internautas está confirmada la presencia de Julio Alonso, fundador de Weblog S.L.; David Maeztu, abogado especializado en propiedad intelectual y Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas. Al encuentro también han sido convocados, aunque no podrán asistir, Ignacio Escolar, periodista y bloguero; Javier de la Cueva, abogado especializado en propiedad intelectual y Enrique Dans, profesor del IE y bloguero.

No es la de Álex de la Iglesia la única iniciativa en el mundo de la creación para superar este escollo, que se ha vivido como un auténtico drama en el Gobierno de Rodríguez Zapatero y, más concretamente, en el Ministerio de Cultura y su titular, Ángeles González Sinde. Vía correo electrónico, la Plataforma de Creadores por el Copyright ha puesto en circulación un manifiesto en defensa de la Propiedad Intelectual, en el que reclaman al Gobierno y los partidos políticos que no sucumban a "la tentación del populismo". Este manifiesto ha contado con la firma de escritores, cineastas y músicos. Nunca se habían producido tantas llamadas y tantas conexiones en tan poco tiempo entre los diferentes "actores". Lo sabe bien Pedro Pérez , para quien este problema ha servido para que la industria del cine se ponga las pilas y afrontar de una vez por todas el cambio de modelo de negocio. "Las películas por Internet tienen que formar parte de ese modelo, hay que abrir la ventana en Internet en un proceso razonable y discutido", defiende el presidente de los productores.

Mientras tanto, las conversaciones entre los partidos políticos siguen su curso y mañana mismo se prepara un encuentro entre representantes del PSOE y el PP para acercar posiciones. Según fuentes conocedoras de estas negociaciones, el PP está dispuesto a sacar la ley que se pacte de cara al Senado, pero con la condición de que sea con ellos con quien se siente a negociar el Gobierno de Rodríguez Zapatero. Será la portavoz parlamentaria, Soraya Sáenz de Santamaría, la que se encargue de cerrar el acuerdo con los socialistas. El objetivo es que el texto pactado tenga la fortaleza de estar apoyado por los partidos mayoritarios.