Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Steve Jobs se vuelve a tomar una baja médica

El directivo seguirá como consejero delegado de Apple pero traspasa a Cook la gestión del día a día

Steve Jobs, el visionario cofundador de Apple, acaba de anunciar que se toma una nueva baja médica, para concentrarse en su estado de salud, informó en una carta enviada a sus empleados. El responsable de operaciones globales Tim Cook toma las riendas del fabricante del iPhone, del iPad y de los Mac. El anuncio se hace en la víspera de que Apple presente sus resultados trimestrales y con Wall Street cerrado por ser festivo en EE UU. En la Bolsa de Fráncfort, donde también cotizan los títulos de la compañía, la decisión ha sido acogida con un recorte del 6,84% hasta los 242 euros por acción.

Jobs, de 55 años, seguirá manteniendo el cargo de consejero delegado y seguirá implicado en las principales decisiones estratégicas de la compañía, aclara en la nota. "Tengo gran confianza en Tim y el resto del equipo de gestión", afirma el ejecutivo, considerado como uno de los grandes innovadores de los últimos 75 años y un transformador de la industria de la tecnología de consumo.

Steve Jobs dice que ama tanto Apple, que espera estar de vuelta "lo antes posible". Es la tercera baja médica que se toma desde que a finales de 2003 se le diagnosticó un cáncer de páncreas, que hizo público un año después, en el discurso de graduación de los estudiantes de Stanford. En abril de 2009 fue sometido a un trasplante de hígado, tras negar los rumores sobre su delicado estado de salud. Sin embargo, estaba de baja desde enero de ese año.

En septiembre de ese año reapareció en público para lanzar la tercera generación del popular reproductor iPod. Alarmantemente delgado, y con la voz muy débil, aprovechó para hacer campaña por la donación de órganos. La semana pasada, sin embargo, estuvo ausente del evento en el que el gigante de las telecomunicaciones Verizon Wireless anunciaba la venta del popular iPhone.

Jobs es la imagen de Apple y su historia define la de la propia Silicon Valley. De hecho, podría decirse que hay un antes y después en el mundo tecnológico que lo marca Apple. Una combinación difícil de replicar que le permitió conectar la tecnología con las tendencias, y que explica el tsunami mediático que acompaña a cualquier artilugio que lanza al mercado. La empresa se ha convertido recientemente en la segunda del mundo en valor bursátil.

La semana pasada no asistió al evento de lanzamiento del esperado modelo del iPhone para Verizon Wireless, con el que se rompió la exclusiva de AT&T en EE UU. Ausencia que hizo pensar. Y es que su estado de salud es clave para el éxito de Apple, por eso sus inversores reclaman desde hace años más transparencia sobre el asunto y un plan de sucesión claro, que evite sobresaltos.

Apple hace tambalear el mercado en el que penetra, porque sus productos son simples y marcan tendencia. Y entorno a ellos es además capaz de crear un verdadero ecosistema, en el que todos conviven en armonía. Pero eso en Wall Street dicen que no es conveniente apostar contra Apple cuando lanza un nuevo producto. La revista Fortune nombró por todo esto a Jobs "empresario de la década", y no solo por la manera en la que llevó las riendas de Apple y su impacto en el mundo de los negocios.

Tan ingenioso como misterioso, Jobs es el punto fuerte de Apple. En las últimas tres décadas ha redefinido o reinventado la tecnología de consumo, creando productos que el más corriente del ciudadano no sabía que iba a necesitar. Pero la imagen del "hombre de negro" está tan vinculada a la marca, que eso le convierte a la vez en su principal vulnerabilidad.

Carta de Jobs a los empleados

Equipo,

A petición mía, el Consejo de Administración me ha concedido una baja médica para que me pueda centrar en mi salud. Continuaré como consejero delegado y seguiré involucrado en las principales decisiones estratégicas de la compañía.

He pedido a Tim Cook que sea el corresponsable de las operaciones y el día a día de Apple. Tengo una gran confianza en que Tim y el resto del equipo ejecutivo harán un trabajo estupendo poniendo en marcha los emocionantes planes que tenemos fijados para 2010.

Quiero tanto a Apple que espero volver tan pronto como me sea posible. Mientras tanto, mi familia y yo agradeceríamos profundamente que se respetase nuestra intimidad.

Más información