Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres empleados de Foxconn, arrestados por filtrar detalles de iPad 2

Las detenciones se produjeron en diciembre y están acusados de revelar secretos

Sucedió en diciembre pero ha trascendido ahora. Tres empleados de la fábrica china de Foxconn fueron arrestados por filtrar detalles sobre la tableta iPad 2, tres meses antes de que Apple desvelara sus características. Los tres empleados han sido formalmente acusados de violación de secretos. Tras producirse la filtración, Foxconn sospechó de que procedía de la fábrica de Shenzhen donde era ensamblada la tableta y detuvo a los tres trabajadores el 26 de diciembre. Apple tiene una estricta política de secretismo sobre sus proyectos y Foxconn temió ser penalizada como suministrador por la citada filtración que daba información a fabricantes de complementos sobre el grosor de la tableta y la ubicación de la cámara.

La extrema presión a que somete Foxconn a sus trabajadores para mantener en secreto los proyectos estaría en el origen, al menos, de uno de los suicidios en 2009 de uno de sus trabajadores, Sun Danyong, que perdió un prototipo de iPhone 4. El empleado reportó la pérdida a sus superiores y se vió acusado de haberlo robado. La empresa registró sus pertenencias. Sun escribió mensajes a una amiga reafirmando su inocencia y describiendo la brutal investigación que hacía el responsable de seguridad de la empresa sobre su persona.

La noticia coincide con el informe de una ONG sobre las condiciones laborales de las fábricas chinas que trabajan para Apple. En la fábrica de Chengdu, los empleados cobran un total de 1.350 yuanes (141 euros) por mes por 48 horas semanales de trabajo, lo que equivale a alrededor de 73 céntimos la hora. Esto lleva a los empleados a trabajar muchas más horas libres para ganar más dinero y para satisfacer la demanda. La investigación da una imagen detallada de la vida de los 500.000 trabajadores de las fábricas de Shenzhen y Chengdu, dos de las mayores plantas del sur de China propiedad de la empresa Foxconn, que produce millones de productos de Apple cada año. El informe acusa a Foxconn de tratar a los trabajadores "inhumanamente, como a máquinas". Entre las denuncias formuladas por los trabajadores entrevistados por las ONG se afirma que, a pesar de un límite legal de 36 horas al mes, una nómina mostraba que el trabajador había realizado 98 horas extra en un mes. Además, los trabajadores fueron presionados para tomar un solo día libre de cada 13.

No es el únco caso. En febrero, de este año, trabajadores de una fábrica china que suministra pantallas táctiles a Apple se dirigieron a la compañía para que supervisara las consecuencias que ha tenido el empleo de un material venenoso en la fabricación de este producto para la firma estadounidense. Wintek, el fabricante taiwanés que tiene unas instalaciones en China, usó n-hexane entre mayo de 2008 y agosto de 2009. Su empleo se abandonó tras descubrirse que causaba serios problemas de salud a los trabajadores. "Es un asesino, un asesino que ataca de forma invisible", escribieron los trabajadores en una carta dirigida al patrón de Apple, Steve Jobs.