ICANN multiplica el número de dominios posibles en Internet

Podrán registrarse nombres enteros de marcas o ciudades

ICANN, la entidad que gobierna los dominios de Internet, ha acordado abrir la posibilidad de registrar dominios de primer nivel, como los actuales .com o .edu, a nombres enteros. Ello permitirá a una empresa o una ciudad registrar su nombre como dominio de la Red.

Se trata de la mayor ampliación llevada a cabo hasta ahora. El vigente sistema de dominios se basa en 22 de primer nivel a los que se añaden los propios de cada país (como .es) que suman 250.

Esta ampliación ha sido largamente debatida y ha despertado el temor de las grandes marcas por la obligación de registrar nuevos dominios con su nombre o variantes que puedan confundir al internauta para evitar la ciberocupación de los mismos. ICANN ha reconocido este peligro y anuncia que el sistema de aceptación y registro será riguroso. Ello implica un alto coste para el mismo. También ha anunciado medidas drásticas para aquellos registradores que acepten tramitar dominios fraudulentos como su expulsión del sistema de registro.

ICANN abrirá las solicitudes de registro el 12 de enero de 2012 hasta abril del mismo año. Las tasas serán altas. Cnet habla de 185.000 dólares y operar un registro de este tipo implicará el pago de 25.000 dólares anuales. Además de ser un factor recaudatorio para la propia ICANN, este tipo de tarifas están pensadas para alejar a los ciberokupas. En el caso de nombres geográficos también será complejo determinar quién puede ser el titular del mismo (por ejemplo, .tamesis).

Los dominios podrán registrarse en cualquier idioma y cualquier nombre será apto. ICANN no descarta un sistema de subasta cuando haya más de un aspirante legítimo a registrar un mismo dominio. Según miembros de esta entidad, esta apertura va a cambiar la manera de buscar información en la Red.

Amadeu Abril, ex consejero de ICANN y actual asesor de CORE Internet Council of Registrars, ha explicado a este diario que la propia ICANN establece distintas categorías de registros a los que impone más o menos condiciones. El registro más básico es el de nombres comunes o comerciales. En el caso de que quiera registrarse un dominio que represente a una comunidad (profesional, lingüística..) deberá acreditarse la pertenencia y representación de la misma. En el caso de marcas, se distingue entre aquellas que registran su dominio para uso exclusivo de ellas (por ejemplo, un medio de comunicación) o aquellas que puedan abrir el uso de su dominio a terceros (por ejemplo, una red social que venda dominios de segundo nivel con su nombre).

María García Ruesgas, directora de Nombres de Dominio de Arsys, es totalmente favorable a la decisión de ICANN y está convencida de que se implantarán los procesos de aceptación de candidaturas y registro necesarios para evitar el caos en la Red. "La liberalización de los dominios da más pluralidad a la Red y permite a cualquier comunidad estar representada por sí misma en Internet, como ocurre en el mundo real". García Ruesgas recuerda que el debate se abrió en 2008 cuando el alcalde de París manifestó su deseo de que la ciudad dispusiera de un dominio propio, .paris. "Desde entonces, ICANN ha elaborado distintas pautas para conseguir controlar el proceso y creo que la solución final lo hará". De entrada, las tasas son disuasorias. Para registrar la petición de candidatura hay que depositar cinco mil dólares y para formalizar la misma habrá que pagar 180.000 dólares.

Entre el 12 de enero de 2012 y el 12 de abril se abrirá el plazo para presentar peticiones de registro de nuevos dominios. 15 días después, explica García Ruesgas, se publicará la lista de todas las peticiones y se abrirá el trámite de reclamaciones y disputas en los casos de conflicto. No es previsible que hasta noviembre de 2012 se resuelvan las primeras candidaturas. A principios de 2013, se iniciará la aceptación de registradores para los mismos y, en el caso de que se cumplan estos plazos, en el segundo trimestre de 2013 podrían estar activos en Internet los primeros nuevos dominios.

Miguel Pérez Subías, presidente de la Asociación de Usuarios de Internet (AUI) no está demasiado de acuerdo con la decisión "recaudatoria" tomada por ICANN. "Obliga a todo el mundo a estar en todos lados, reanima el fenómeno de la ciberocupación y, lo peor, es que fragmenta la Web por contenidos", asegura. Hasta ahora, dice "se apostaba por pocos dominios de primer nivel y la mayor fragmentación se daba en los dominios de países. Esto es realmente un cambio radical que no compartimos".

Más complicaciones presenta el registro de dominios de nombres geográficos. Los de Estados o capitales de estado, sólo podrán ser registrados por la administración que los represente. Madrid, por ejemplo, como capital de España no tendrá que competir con ninguna otra ciudad que se llame igual en la medida que el Gobierno español apoye su registro como dominio. Para el resto de ciudades o accidentes geográficos la situación es más complicada. De entrada, ICANN sólo reconoce los nombres que figuren en una determinado número de listas cerradas. La montaña barcelonesa del Tibidabo, por ejemplo, en la medida que no figura en estas listas no puede convertirse en dominio geográfico. Pero .barcelona tiene el problema de que hay más de una ciudad en el mundo que se llama así. En este caso, ICANN exigirá el acuerdo de los candidatos a registrar el dominio. Si sólo hay uno y está suficientemente acreditado, podrá registrarlo. En el caso de las ciudades, se necesita el apoyo formal de la administración municipal, aunque ella no sea la titular del mismo. Por ejemplo, París puede registrar por sí misma el dominio .paris, pero también autorizar a un tercero a hacerlo. Tras un largo debate, ICANN ha excluído la posibilidad de acudir a una subasta para conseguir la titularidad de un dominio geográfico.

Por último hay un tipo de dominios que se consideran de alta seguridad. como .banco que además de exigir más comprobaciones para acreditar la capacidad del titular no son transferibles, no puede comerciarse con ellos.

La decisión ha ido precedida de múltiples debates y tomas de posición. Algunos gobiernos manifestaron su oposición a esta ampliación porque, a su juicio, desdibujará los dominios territoriales en favor de las marcas registradas. ICANN ya demostró su independencia con respecto a los gobiernos al aprobar el dominio .xxx, al que se oponían varios.

¿Qué es ICANN?

Por razones históricas, la arquitectura de Internet fue un encargo del Pentágono, Estados Unidos ha tenido el control del sistema técnico de direcciones (.com, .edu...) que permite que una máquina reconozca a otra y dirija los archivos que se le destinan. En 1998, la Administración Clinton creó ICANN, un organismo privado sometido al derecho californiano y en cuyo consejo directivo hay personas de distintas nacionalidades e intereses. ICANN suscribió un memorando de entendimiento con el departamento de Comercio de Estados Unidos que se renueva periódicamente. La administración estadounidense tiene de hecho una facultad de veto que nunca ha ejercido. Varios gobiernos, como China o India, reclaman desde hace años que esta gestión de los dominio pase de ICANN, única autoridad mundial de Internet, a un organismo de la ONU. Lo plantearon por ejemplo, en la cumbre digital de Ginebra de 2003. Pero este cambio preocupa a los analistas porque dar el poder de gestión a los gobiernos, además de suponer una menor diligencia en la toma de decisiones por culpa de las negociaciones diplomáticas, supondría dar una enorme autoridad a gobiernos que ejercen la censura sobre la Red.