Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google TV hace perder dinero a Logitech

El fabricante baja el precio de su codificador para frenar las devoluciones

La aventura conjunta entre Logitech y Google en Google TV no da buenos resultados. El fabricante del codificador Logitech Revue ha bajado su precio de venta de 249 dólares a 99 lo que supone un costo de 34 millones de dólares en los resultados del grupo. Las ventas del codificador han sido "ligeramente negativas" entre abril y junio de este año según Logitech. Las devoluciones han sido mayores que una ventas "muy modestas", según sus propias palabras. Logitech espera que la introducción de mejoras en Google TV, como la incorporación de la tienda de aplicaciones Android, animen la oferta.

Logitech considera que el comprador percibía una diferencia demasiado notable entre el precio del producto y el valor que él le daba al mismo. La bajada de precios busca "anular esta incomprensión". Con todo, el fabricante asegura que su "entusiasmo" por el producto sigue siendo alto.

Google TV fue anunciado el año pasado como una nueva plataforma que cambiará la manera de ver televisión por su propuesta de trasladar Internet a la pantalla del televisor. Google TV, basado en el sistema operativo de móviles Android, se presentó como el lugar donde "la televisión se encuentre con la web y la web se encuentre con la televisión". Google incorporó a este proyecto a Intel, Sony y Logitech. Inicialmente eran los televisores de Sony lo que ya iban equipados con esta oferta, el papel de Logitech era ofrecer un codificador que permitiera a televisores de otras marcas usar Google TV.

Una de las dificultades del proyecto ha sido las reticencias de las emisoras de televisión a integrarse en su oferta. El motor de búsqueda de Google TV no quiere ofrecer únicamente la parrilla de programas de cada emisora sino también acceso a los contenidos en vídeo que ofrecen en sus páginas de Internet. El sistema de Google TV está pensado para poder leer cualquier vídeo disponible en Internet, desde clips de YouTube a episodios completos de series convencionales. Uno de los miedos de las emisoras es que su oferta aparezca mezclada con una montaña de contenidos que no excluye la posibilidad de que haya vídeos pirateados. Las grandes compañías consideran que Google TV no les ofrece un modelo de negocio claro y temen ver canibalizados sus contenidos.