Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Foxconn comprará para sus fábricas un millón de robots

La empresa ha sido denunciada reiteradamente por las condiciones de trabajo impuestas a sus empleados en China

La taiwanesa Foxconn, suministradora, entre otros, de Apple, comprará un millón de robots para sus cadenas de ensamblaje en China. Su instalación se hará a lo largo de tres años. Se desconoce el impacto que ello tendrá en la sustitución de obreros, informa Reuters.

Foxconn ha protagonizado reiteradas noticias sobre las duras condiciones de trabajo que impone y que condujeron al suicidio a varios de sus obreros. Foxconn tiene unos 10.000 robots actualmente en funcionamiento. Los analistas consideran que un factor que puede haber influído en su decisión es el aumento de los salarios en China. La automatización de los procesos rebajaría la contratación de personal. Al margen de ello, la empresa mantiene conversaciones para instalarse en Brasil con una inversión de 12.000 millones de dólares durante los próximos seis años en lo que será la apuesta más importante de la firma fuera de su país de origen. La marca planea trasladar a este país parte de su producción.

Foxconn emplea 1,2 millones de obreros, un millón de los cuales están en sus instalaciones chinas. Además de Apple, entre sus clientes están Dell, HP, Nokia y Sony.

En 2010, el suicidio de 13 asalariados suyos fue atribuído a la insoportable dureza del trabajo en sus fábricas. En un informe publicado aquel año, elaborado por una quincena de universidades chinas, se afirma, entre otros aspectos, que los trabajadores deben realizar una media de 83,2 horas suplementarias por mes, más de dos veces el máximo permitido por las autoridades chinas. La encuesta, realizada entre 1.726 trabajadores de la compañía asegura que Foxconn "olvida" pagar la totalidad de estas horas extras, fuerza a trabajar más allá de las ochos horas diarias y cubre con certificados médicos falsos los trabajadores obligados a tratar con sustancias peligrosas. También afirma que más de un 16% de los trabajadores habría sufrido violencia física por parte de agentes de la empresa.

La compañía replicó el informe con una larga nota en la que niega los datos de la encuesta. Según Foxconn, ciertamente no es una empresa perfecta "pero asume las responsabilidades con nuestros trabajadores". Afirma que están comprometidos con el desarrollo económico de las ciudades donde operan y que respetan toda la legislación vigente. La polémica forzó, entre otras medidas, a un aumento de sueldo para sus trabajadores en China.