Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Sur prohíbe los videojuegos a los menores por la noche

Colectivos de padres consideran la norma inútil y discriminatoria frente a otros entretenimientos, como la televisión

Corea el Sur quiere evitar que los adolescentes de menos de 16 años se pasen la noche jugando. Para ello, argumentando que pretende combatir la adicción a los juegos, ha publicado una ley por la que los menores no podrán jugar desde la medianoche a las seis de la madrugada. La normativa resulta polémica y difícil de aplicar.

Sony ya ha anunciado que para cumplir con esta ley, conocida como ley Cenicienta, bloquerará el acceso a los juegos en red de Playstation. Lo que no podrá impedir es que se siga jugando sin conexión a Internet. Sony ha subrayado el coste que supone la adaptación de sus servidores a la nueva ley. Microsoft lo tiene más difícil, prácticamente imposible, porque su consola no registra la edad de sus jugadores. La norma no afecta a los juegos en los móviles y a los que se accede a través de redes sociales.

Según estadísticas locales, un 8% de la población, entre los nueves y los 39 años, presenta síntomas de adicción a Internet. Un colectivo de padres ya ha recurrido la ley alegando que es su responsabilidad decidir cuando sus hijos juegan y no es una vigilancia que deba asumir el Gobierno. Consideran la medida discriminatoria con respecto a otras actividades como ver la televisión.

Un abogado critica en CNN la medida alegando que un alcohólico es quien bebe tres botellas al día, pero no podemos llamar alcohólica a una persona por el hecho de que beba después de medianoche. "Lo mismo sucede con los juegos", asegura Lee Byung-Chan.

Ley ley, promovida por el ministerio de Igualdad y Familia, está recibiendo una lluvia de críticas desde los blogs coreanos que la consideran una pérdida de dinero, inútil e idiota. La mayoría considera que es imposible alcanzar los objetivos que se propone. Muchos adolescentes se registran, por ejemplo, con el nombre de sus padres para saltar el límite de edad.