Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cuánto vale un seguidor en Twitter?

Una compañía estadounidense reclama 260.000 euros al exempleado que gestionaba una cuenta corporativa con 17.000 seguidores en la red social Twitter

¿Cuánto vale un tuit? ¿Y cuánto un seguidor en la red social Twitter? En términos económicos su valor parecer insignificante, ya que un tuit (mensaje público de como máximo 140 caracteres) no son más que que unos pocos datos enviados. Pero en un mundo donde la influencia de los medios sociales puede significar la diferencia entre una venta lucrativa o otra llamada infructuosa, las cuentas de las empresas en las redes sociales toman mayor relevancia. La cuestión es: ¿puede una compañía dar valor económico al tuit y reclamar la propiedad de una cuenta a un empleado? ¿Qué significa para los trabajadores que cada vez más acceden a Twitter, Facebook o Google+ en horario laboral?

Una demanda presentada en julio en Estados Unidos podría resolver algunas de estas cuestiones. En octubre de 2010, tras cuatro años, el escritor de Oakland (California) Noah Kravitz dejó su trabajo en un conocido sitio web de móviles, PhoneDog. Mientras trabajó en la empresa, Kravitz, de 38 años, empezó a tuitear bajo el nombre Phonedog_Noah. Con el tiempo consiguió 17.000 seguidores. Al abandonar su puesto de trabajo, aseguró a The New York Times, PhoneDog le autorizó a quedarse con su cuenta de Twitter a cambio de tuitear de vez en cuando. Y eso hizo: empezar a escribir bajo su nombre real, pero manteniendo todos los seguidores.

La empresa valora en 1,9 euros al mes cada seguidor durante ocho meses

Ocho meses después, PhoneDog le demandó argumentando que la lista de Twitter contenía a clientes y le reclamaba 340.000 dólares (unos 260.000 euros) al valorar en 2,5 dólares ( 1,9 euros) al mes cada seguidor durante ocho meses. Kravitz considera que la demanda presentada en California fue una represalia por reclamar el 15% de los ingresos brutos de publicidad por su sitiación de socio externo y bloguero del sitio. La respuesta oficial de PhoneDog al asunto fue mediante un comunicado: "Los costes y los recursos invertidos por PhoneDog en el crecimiento de sus seguidores, fans y conocimiento de la marca general a través de los medios de comunicación social son importantes y considerados propiedad de Phonedog Media L.L.C. Pretendemos proteger agresivamente nuestras listas de clientes e información confidencial, propiedad intelectual y marcas comerciales".

El tema, en cualquier caso, puede tener ramificaciones más amplias. "Sentará un precedente en Internet ya que está relacionada con la propiedad de las cuentas en las redes sociales", dice Henry J. Cittone, abogado experto en litigios de propiedad intelectual del Nueva York. "De hecho, hemos estado esperando un caso así ya que muchos de nuestros clientes están preocupados por la titularidad de las cuentas en las redes sociales en relación con sus marcas". Lo importante, en su opinión, es el valor que el tribunal dará a un seguidor en Twitter para la empresa y en cómo determina el motivo por el cual la cuenta fue abierta. Si el objetivo era relacionarse o captar nuevos clientes, entonces fue creada en nombre de PhoneDog. Ahora bien, en este caso no está claro".