Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kodak, en apuros

La dificultad para vender su cartera de patentes pone a la compañía al borde de la suspensión de pagos

La era digital no le sienta bien a Kodak que batalla por la supervivencia. La Bolsa de Nueva York ha advertido a la compañía que puede expulsarla del parqué si no consigue en los próximos seis meses que sus títulos cierren por encima del dólar como requiere ese mercado. Kodak recibió esa advertencia después de que sus acciones cerraran durante 30 días consecutivos por debajo de 1 dólar. La publicación por parte de The Wall Street Journal de que la empresa prepara acogerse a la ley norteamericana de suspensión de pagos no ha ayudado a que se anime el precio de su acción. Su actual valor bursátil es de 176 millones de dólares.

La gran esperanza de Kodak para salir del atolladero es sacar rendimiento a su cartera de patentes que valora en tres mil millones de dólares. Pero no ayuda a convencer a un eventual comprador del paquete el hecho de que la Comisión de Comercio Internacional (ITC en su siglas en inglés) haya pospuesto su decisión a septiembre de 2012 sobre una disputa que enfrenta a Kodak con Apple y RIM. Kodak reclama mil millones de dólares a ambas compañías por vulneración de sus patentes. La incorporación de la fotografía a móviles como teléfonos o tabletas hacen apetecibles las patentes.

Antonio M. Pérez, el español patrón de Kodak, ha subrayado en más de una ocasión el valor de este patrimonio de la compañía. "No pensamos fabricar teléfonos móviles, pero sí muchos de los móviles con cámara llevan nuestra tecnología. No nos importa tanto que el consumidor final lo sepa como que los fabricantes hagan negocios con nosotros. De hecho, lo lógico es contar con Kodak, que fabricó la primera cámara digital". Kodak ganó un pleito a Samsung que se vió obligada a pagar 650 millones de dólares por violación de patentes y copia de diseño.

El 85% de las cámaras digitales y teléfonos interactivos usan la tecnología de Kodak. Dos de las interesadas en hacerse con esas patentes podrían ser Microsoft y Samsung. El dinero que recauda por el uso de su tecnología de imagen lo invierte en otros negocios, como el de impresoras digitales.

Kodak es un apellido histórico en el mundo de la imagen. En 1884 patentó lo que sería el rollo de película y cuatro años más tarde puso a punto una máquina para emplearlo. George Eastman bautizó la compañía buscando una palabra sin sentido que empezara por la letra K, una de sus preferidas. La cámara Brownie, vendida al precio de un dólar en 1900 popularizó la captura de fotos. Además de su gran negocio en el mundo del cine, Kodak entró en otros sectores como la industria del microfilme o el de las aplicaciones médicas.

Su crecimiento no estuvo exento de problemas en los años cincuenta como condenas por abuso de posición dominante. La firma que tiene ahora 19.000 empleados tenía entonces más de 70.000. Con patentes pioneras sobre fotografía digital no supo sacar provecho de ellas y competidores como Canon y Fujitsu se le anticiparon. En 2009 abandonó la producción de Kodakchrome.