Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El FBI a la caza de aplicación

Saca a concurso un programa para monitorizar las redes sociales

Agentes del FBI, durante una operación, en una imagen de archivo AP

El interés del gobierno de Estados Unidos por las redes sociales no es nuevo. Ya se sabía que la CIA cuenta con perfiles fantasma para seguir las conversaciones en Facebook, MySpace, foros y Twitter en temas que fueran de su interés.

Ahora es el FBI el que quiere monitorizar lo que sucede en estos espacios. En su página web han publicado una oferta pública para que las empresas hagan sus propuestas. El día 19 lo anunciaron por primera vez. El 24 hicieron leves cambios en los requisitos.

La policía federal demanda un aplicación web (que funcione en el navegador) de código abierto que siga conversaciones, analice información y tenga un sistema de alertas. Entre los requirimientos está que sea seguro, pese poco y sea capaz de mezclar varias fuentes.

En el documento se hace especial hincapié en la capacidad para localizar en mapas el lugar en que se generan incidentes y amenzas repentinas. Llama la atención que se incluya la necesidad de ser modulable para adaptarse a los cambios que vayan surgiendo, así como que sea capaz de mezclar fuentes de información abiertas y clasificadas. Literalmente: "Búsqueda en noticias nacionales e internacionales, como Fox News, MSNBC, CNN, Twitter, Facebook son algunos de los ejemplos, pero no limitado a estos servicios".

Otro requisito es hacer un seguimiento de las alertas: "Debe contar con la posibilidad de mostrar alertas con código de prioridad por colores, según defina el FBI, y que se mantengan activas hasta que se dé por cerrada la incidencia". Algo bastante lógico, en la definición más formal del programa se indica que la búsqueda debe ser constante en tres niveles: operaciones rutinarias, operaciones de crisis y operaciones especiales o planeadas.

El capítulo dedicado a redes sociales explica que se deben analizar estos medios para "dar advertencias, datos concretos, monitorización de situaciones adversas, amenazar creíbles, análisis de movimientos, vulnearibilidades propias y limitaciones".

La herramienta elegida tendrá vocación de expansión. Así se explica que se demanden patrones de comportamiento en redes y facilidad para crear documentos de referencia. A modos de ejemplo ponen que se cree un diccionario con los términos más comunes en redes sociales y el contexto en que se utilizan.

Aunque no se concreta el precio que el organismo está dispuesto a pagar, sí se explicita que debe incluirse una estimación de coste de mantenimiento incluyendo el coste de un servidor fuera de las oficinas del FBI.

Las propuestas deben enviarse antes del 1 de febrero. El plazo para dudas y consultas termina el 27 de enero.