Selecciona Edición
Iniciar sesión

Una red social para aprender 'mates'

En Sangakoo se crean ejercicios y generan soluciones de forma colaborativa

El portal va dirigido a 'profes' y alumnos de ESO, Bachillerato y FP

El equipo de Sangakoo, con Eulalia Alemany y Guillem Aloy en el centro.

Límites, algoritmos, integrales, derivadas... Las matemáticas son, para muchos, un hueso duro de roer. Sangakoo aspira a romper esta tendencia, ofreciendo un entorno virtual de aprendizaje donde se crean y resuelven problemas de forma colaborativa por Internet. Desde su lanzamiento a finales de diciembre, más de 6.000 profesores y alumnos han compartido 2.000 ejercicios en esta red social, que debe su nombre a los sangakus, los enigmas geométricos planteados en pizarras de madera del Japón medieval.

El servicio, en fase beta, va dirigido al profesorado de ESO, Bachillerato y Formación Profesional y a estudiantes de 12 a 18 años, incluidos los que empiezan carreras técnicas, como las ingenierías.

“Sangakoo es una herramienta de refuerzo, que se basa en tres principios básicos del aprendizaje: colaboración, porque dos cerebros piensan mejor que uno; acción, si los alumnos proponen ejercicios son capaces de resolverlos; y reacción, al retarse con problemas propios se corrigen entre ellos”, explica Eulalia Alemany, consultora pedagógica del proyecto, que codirige junto a Guillem Aloy, director de Estrategia. Les apoyan un grupo de inversores privados y sus dos fundadores, el matemático Enrique Gracián, y el socio de la consultora Hèlix3c, Pere Monràs.

En Sangakoo, disponible en catalán, castellano, inglés y hebreo, cada centro establece una comunidad de profesores y alumnos y personaliza el aspecto del portal a su gusto. Luego, se pueden crear tantas aulas virtuales como sean necesarias, gestionadas por el maestro, que decide qué temas se abordan en el entorno virtual. Los alumnos interactúan y comparten los problemas de todos los niveles que ya hay disponibles en la plataforma o proponen los suyos a los demás. La red permite a cada estudiante ir a su ritmo y, al profesor, “seleccionar qué niveles de contenido son los más adecuados en cada momento para su alumnado”, dice Alemany.

En Sangakoo, disponible en catalán, castellano, inglés y hebreo, cada centro establece una comunidad de profesores y alumnos y personaliza el aspecto del portal a su gusto.

Los contenidos están organizados en temas, secciones y niveles y, actualmente hay disponible gratuitamente material digital teórico, “equivalente a mi folios de libros de texto de todos los temarios, y problemas de matemáticas que abarcan desde 1º de ESO hasta un 2º de carreras técnicas”, añade Aloy.

Los contenidos han sido elaborados por licenciados en matemáticas, en biología y estudiantes de ciencias exactas. Además, la plataforma lleva integrada la calculadora Wiris, un editor de fórmulas en lenguaje Java.

Cualquier persona puede crear una cuenta de prueba, gratuitamente, durante un mes. Dice Alemany: “En esta primera fase de innovación estamos muy interesados en recibir las observaciones de los participantes”. Entre ellos, se encuentra el instituto de educación secundaria (IRS) Serra de Marina de Premià de Mar (Barcelona) y, además, trabajan en un modelo de becas, que permita a fundaciones de todo tipo financiar el proyecto en los centros educativos. Las tarifas del servicio premium van de los cinco euros al mes, a los 12 euros trimestrales y los 45 euros anuales. Sus competidores son Tutor Mates, los vídeos de Khan Academy y Moodle, “aunque no es una red social interactiva”, porque su objetivo final es ofrecer, en un futuro cercano, la plataforma para otras disciplinas académicas, además de las matemáticas.

El equipo Sangakoo también ha puesto una pica en Israel, país con una de las densidades de científicos por habitante más altas del mundo, de ahí que la plataforma esté traducida al hebreo. El Instituto Tecnológico Technion, la universidad más antigua del país, fundada en 1924, antes incluso de la creación del Estado hebreo, “ha mostrado mucho interés en nuestro método, pero todavía no hemos firmado ningún acuerdo”.