El bricolaje de las aplicaciones

Cualquier analfabeto informático puede hacerse su apli con AppSpotr

Patric Bottne, consejero delegado de CamClic

Decenas de miles de aplicaciones para los teléfonos inteligentes saltan cada año al ciberespacio. Tantas, que no siempre es fácil encontrarlas. Y eso a pesar de que la mayor parte de ellas las pueden crear solo profesionales o personas con conocimientos elevados de informática. ¿Qué pasaría si cualquiera pudiera fabricar aplicaciones los fines de semana en casa, como si fuera un trabajo de bricolaje más? El último obstáculo está salvado: la programación informática.

Parece complicado desarrollar una apli sin saber absolutamente nada de informática, ni de móviles, ni de lenguajes de programación. Antes del Mobile World Congress sonaba casi a ciencia ficción. Hasta que durante el congreso mundial del móvil celebrado en Barcelona, la empresa CamClic presentó su última novedad: AppSpotr. Es una herramienta que permite crear su propia aplicación a todo el que esté dispuesto a seguir unas instrucciones básicas y pagar 11 euros al mes. El producto será compatible con todos los aparatos que utilizan el sistema operativo iOS, de Apple, o el Android, de Google.

“Si alguien puede tener su propio blog o su propia web sin saber programar, es justo que en la actualidad le sea posible tener también su propia aplicación”, dice Patric Bottne, fundador, junto a Jim Nilsson, de CamClic y consejero delegado de la compañía.

Se pueden crear programas para el móvil sin saber programación

La idea le vino de la mano de algunos de sus antiguos clientes. Bottne comenta: “Jim y yo trabajábamos en tecnologías móviles desde el año 2006. Primero empezamos diseñando algoritmos para la interpretación de códigos de barras, leídos con la cámara del teléfono. Posteriormente desarrollamos Clubido, una aplicación para móviles inteligentes que permitía a los negocios locales de Gotemburgo hacer llegar ofertas a los teléfonos de potenciales compradores. Fueron precisamente estas empresas quienes nos decían que les gustaría tener su propia apli. Desarrollar una a medida para cada cliente tenía y tiene un coste muy elevado. Para abaratarles la inversión decidimos crear una herramienta para que ellos mismos pudieran hacérsela a su gusto, en muy pocos pasos”. A pesar de que Nilsson sigue siendo socio de la empresa, no estuvo durante el embarazo y nacimiento de AppSpotr: “Una agencia de cazatalentos le encontró un buen puesto en Intel”, comenta Bottne.

Utilizar AppSpotr es incluso más sencillo que utilizar Blogger, la herramienta de Google para que cualquiera pueda ser bloguero. Basta con entrar en la web www.appspotr.com y seguir las instrucciones de uso, en inglés. “A pesar de que la idea surgió a partir de una necesidad de algunas compañías locales, AppSpotr está pensada para el mercado global, más allá de las fronteras de Suecia”, señala Kalle Bodestig, uno de los doce socios de CamClic.

Hay que seguir unas indicaciones básicas para crear una aplicación en pocos minutos. Lo primero es darse de alta en la plataforma, introduciendo el nombre del futuro producto y un correo electrónico. Lo siguiente es ponerse a diseñar. Dentro de AppSpotr existen diferentes módulos preprogramados que formarán parte de la aplicación que se cree: sección de noticias, apartado de fotos, etcétera. El usuario puede elegir. Posteriormente cambia los nombres de las secciones, sus colores, los iconos, la pantalla de inicio… Mientras va confeccionando su aplicación, se descarga un visor que permite comprobar cómo quedará el resultado en la pantalla del móvil.

Hay que seguir unas instrucciones básicas, pagar y esperar entre 5 y 14 días

Al finalizar el proceso, el sistema requiere que se introduzca una descripción de la aplicación, las categorías en las cuales desea que se la incluya y algunas palabras clave que faciliten su búsqueda tanto dentro de las tiendas on line AppStore y Android Market. Y cuando el cliente termina su creación tiene, entonces sí, que pasar por caja. “El precio básico son 11 euros mensuales por tener la aplicación disponible en la AppSore y en el Android Market. Un coste infinitamente más bajo que contratar a un desarrollador, que en muchos casos va a hacer un trabajo similar”, se justifica Bottne.

Una vez desembolsado el dinero, el usuario deberá esperar entre 5 y 14 días para que AppSpotr y las respectivas tiendas de aplicaciones comprueben que no vulnera ningún derecho y que cumple con todos los requisitos legales.

A partir de ahí, cualquiera puede gozar de su aplicación y de volar por el ciberespacio, donde hay sitio para todos. En los 31 meses de vida de la AppStore han sido descargadas 10.000 millones de aplicaciones, a las que habría que añadir las de la tienda de Android Market. Cada día se descargan de la tienda de Apple para los iPhone y los iPad alrededor de treinta millones de aplicaciones. Aunque en muchos casos son siempre las mismas, encontrar una aplicación para cada necesidad es un asunto complicado incluso para el inventor del fenómeno, Apple, que la semana pasada compró la compañía Chomp, dedicada a rastrear nuevas aplicaciones. Chomp puede encontrar las aplis que se creen con AppSpotr.