Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los operadores de EE UU vigilarán la descarga de archivos

Verizon, Time Warner y Cablevision comenzarán el 12 de julio, según han anunciado

Cary Sherman, director de la RIAA.
Cary Sherman, director de la RIAA.

El operador será también policía. Cary Sherman, director de la RIAA, la asociación Americana de la industria discográfica, lo anunció el miércoles en Nueva York. Grandes operadores norteamericanos del cable como Cablevision, Verizon y Time Warner Cable, entre otros, empezarán el 12 de julio a vigilar lo que se descargan sus clientes a través de su banda ancha.

Para la RIAA sera la medida más efectiva jamás tomada para cortar la descarga ilegal de archivos, principalmente, música y películas. El anuncio fue hecho durante la conferencia anual de la AAP, la asociación nacional de editores. Sherman explicó que han tardado un año en ponerlo en marcha porque no es tan fácil el proceso como darle a un botón. “Cada proveedor de banda ancha ha tenido que automatizar un sistema en sus infraestructuras”, explicó Sherman. “Se necesita crear una base de datos para registrar a la gente que repite la descarga de archivos con derechos de propiedad intelectual, y cada operadora tiene una tecnología diferente”.

El programa, llamado comúnmente “respuesta gradual”, consiste en enviar al cliente de la operadora avisos preventivos de que lo que hace es ilegal, si continúa con ese tipos de descargas, la operadora le vuelve a enviar un aviso para preguntar si no había recibido las anteriores advertencias, a la vez que es informado de los riesgos que corre. Si persiste, la operadora podría cortarle el servicio.

Mientras esta iniciativa particular se pone en marcha, el proyecto de ley SOPA ha quedado empantanado en el Congreso de los Estados Unidos, por la presión del sector de las tecnologías, que se oponen frontalmente a las iniciativas de la industria del disco y del cine. "Cualquier cosa que decimos, ellos dicen no. Siempre es no", añadió Sherman refiriéndose a la industria tecnológica.

En el mismo acto intervino Tom Allen, presidente de la asociación de editores, quien reconoció que tenían un problema de comunicación con la gente. Allen, que fue congresista por Maine recordó el rechazo popular al proyecto de ley SOPA y a la PIPA. "La mujer que me reemplazó en el escaño recibió 800 correos electrónicos en dos días, todos opuestos a esas leyes. En este ambiente ¿Cómo nuestra respectivas industrias pueden defender sus principios de copyright?

"El derecho no siempre prevalece", señaló Fritz Attaway, portavoz en el acto de la industria del cine. “Esta vez fue así porque nuestros oponentes fomentaron una respuesta entre la gente con desinformación". En medio se encontraba el portavoz de la Business Software Alliance, que rechaza la SOPA. "Hay una gran oposición a esas leyes y debemos estudiar porqué es así. Creo que la mejor solución es trabajar con los otros sectores industriales para encontrar una solución".