LinkedIn se instala en España 9 años tarde

La red social profesional cuenta con tres millones de usuarios en España y 150 en todo el mundo

Ariel Eckstein, director de Linkedin en Europa, Oriente Medio y África

¿Cómo busca profesionales una red social dedicada al empleo? “Como hicieron conmigo, a través de LinkedIn”, aclara Ariel Eckstein, director de este servicio en Europa, Oriente Medio y África. En noviembre de 2009 era vicepresidente de expansión en AOL, fue a tomar un café con el que entonces tenía su cargo actual y terminó contratado. Aclara que se encontraba entre los primeros 200.000 usuarios de LinkedIn cuando se dio de alta allá por 2004. “Como era activo, sabía de su valor, lo apreciaba”, matiza.

Este miércoles abre en Madrid la oficina 15ª de LinkedIn en el mundo. En un principio lo hace con siete trabajadores, que serán 10 antes de que termine el año. De momento, cuenta con vendedores, personal de apoyo técnico y expertos dedicados a enseñar a otros a exprimir las bondades de su red. Antes se estrenaron en Milán, Munich, París, Estocolmo, Dublin, Amsterdam y Londres, donde vive. Como no podía ser de otra manera, la sede central está en Silicon Valley. Eckstein, mexicano afincado ahora en en la capital británica, es un convencido de las relaciones en directo. “Te tienes que ver la cara, hablar. Lo primero que hacemos al abrir en algún país es trasladar a veteranos de otras. Solo así se crea el ambiente que buscamos y se comparte conocimiento. Uno de nuestros hechos diferenciales es la pasión por el usuario, son el centro, lo que da sentido. Lo demás es secundario”, insiste. Dentro de este conocimiento compartido se encuentra un programa de tutoría donde cada veterano guía a los recién llegados. Antevenio seguirá siendo su proveedor de soluciones de márketing en España.

Consideran a España un mercado importante, donde hay tres millones de usuarios activos. En total suman 150 millones. El perfil más común en nuestro país es el de mando intermedio, con nivel de estudios alto, con una edad entre 35 y 40 años. La mayor parte de los abonados están en Madrid, Barcelona y Valencia. Llama la atención que las corporaciones con más empleados con perfil en LinkedIn sean Indra, Teléfonica y la Generalitat de Catalunya. ¿Significa esto que mucha gente busca empleo, que quieren cambiar de trabajo? “No, no, eso era una idea preconcebida que se tenía al principio. En LinkedIn no se está cuando se quiere cambiar de trabajo, sino para hacer negocios. El 80% de nuestros miembros no quiere irse a otro empleo, pero sí mantenerse activo y al día”, dice Eckstein. Aunque aclara que al principio había cierto temor: “Las empresas tenían miedo a que se les fueran los empleados, o que fuese un signo de descontento. Al ver los resultados, se dieron cuenta de que el miedo era infundado”.

Uno de los rasgos que caracterizan a los españoles es que son más activos socialmente, que participan más en grupos de debate. “Casi como si fueran tertulias”, matiza el directivo, “algo que encaja mucho con el carácter español”. En general se centran en tres actividades: actuar con otros profesionales, hacer crecer su negocio y búsqueda de nuevos contactos. Compara, por ejemplo, con Holanda, donde tienen los usuarios más activos, se muestran poco jerárquicos, centrados en el comercio exterior y presentan un alto nivel de idiomas.

"El 80% de nuestros miembros no quiere irse a otro empleo, pero sí mantenerse activo y al día”

En mayo LinkedIn cumplirá un año desde su salida a bolsa. Lo hicieron de una manera más discreta que Facebook, una red social con la que no tiene mucho que ver. “Nuestro foco está puesto en la experiencia laboral”, subraya, “no queremos que pasen horas y horas con nosotros, sino solo unos minutos, hasta que den con lo que necesitan”. Esta medida no impide que su lanzamiento estrella sea LinkedIn Today, algo así como una selección de contenidos compartidos por otros miembros de la red, que aparecen según los intereses de cada cual. “Nuestro negocio no es la creación de contenido, ya sea generado por el usuario o por medios de comunicación. Lo que queremos es que les resulte útil, que se descubra lo que importa gracias a que otros lo añaden en su perfil”. En esta línea el ejecutivo revela que su intención es conseguir una integración más profunda tanto en medios como en otras redes sociales. El caso de Twitter, donde se puede publicar directamente de manera recíproca es el mejor ejemplo.

De momento, no parecen preocupados por la competencia local, ni por los cazatalentos: “Cada segundo que pasa tenemos dos nuevos miembros. Nosotros estamos en España para quedarnos, no de paso. Y los cazatalentos hace tiempo que dejaron de vernos como una amenaza para ser su mejor herramienta”.

LinkedIn tiene tres formas de obtener ingresos: a través de la venta de anuncios de ofertas de trabajo, soluciones para que las empresas den con el perfil que buscan y las cuentas de ‘pro’, de pago. Sigue una lógica parecida a la de Flickr, que alberga fotografías, es gratis, casi todo el mundo lo usa así, pero se puede tener una experiencia más profunda. Los precios van de 17,95 a 71,95 euros al mes. “Aunque no creo que lo necesites”, aclara, “todo está diseñado para ser gratis. El pago es para llegar a contactos no directos o para profesionales de ventas”.

Tanto los anuncios como la búsqueda de empleo son los servicios estrella, empleados por el 82% de las empresas de la lista Fortune 100 en Estados Unidos. En España han destacado a BBVA, Teléfonica, Everis, Santander e Indra dentro de su catálogo de clientes.

"Los cazatalentos hace tiempo que dejaron de vernos como una amenaza para ser su mejor herramienta”

¿Por qué confían en una página web en lugar de contratar los servicios de empresas especializadas? “Contratar un perfil erróneo puede costar mucho tiempo y dinero. Así que les resultamos rápidos y baratos. Tanto si ponen un anuncio buscando candidatos como si hacen un uso activo, les sale rentable. En muchos casos, no solo se hace desde recursos humanos, sino también las empresas dedicadas a encontrar el candidato ideal se sirve de nuestra red”.

Al ser una red estrictamente profesional LinkedIn tiene una ventaja en el siempre polémico mundo de la privacidad. No hay fotos comprometedoras, por ejemplo. Al revés, cada vez es más común que el primer resultado en Google cuando se busca a una persona sea su perfil en este servicios. “Es uno de nuestros grandes valores. Si estás contando qué sabes hacer, ¿por qué esconderlo? Al contrario, es una motivación para gestionarlo con acierto, compartir enlaces interesantes” insiste Ekcstein.

El directivo no deja de hablar de Brasil, “ya no es el país del futuro, es el país de hoy”, tampoco del crecimiento de Argentina y México. Una preocupación lógica si, como confiesa, la meta más ambiciosa de su empresa es alcanzar los 640 millones de profesionales que hay en el mundo según la OIT.