Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Shazam llega a la tele

La aplicación permite identificar una canción en solo un segundo

Jonathan Davies muestra su servicio de identificación de canciones El País

A pesar de llevar 10 años en activo, Shazam no pasa da moda. De hecho es una de las aplicaciones más populares y versátiles. Funciona en iPad, iPhone, Blackberry, Android y Nokia. Cuando nació lo hizo como un servicio al que se llamaba por teléfono para identificar qué canción sonaba, ahora le basta un segundo para conectarse a Internet y sorprender al personal con el título, intérprete, autor y álbum.

Su base de datos supera los 16 millones de canciones. Su veteranía le permite sumar más de 200 millones de personas registradas. Es tan popular que en inglés ya se usa como verbo, al igual que se googlea para buscar algo en la Red, se shazamea para identificar esa canción que suena en la radio.

Jonathan Davies (Gales, 1983) , responsable de alianzas de este servicio, ha visitado Madrid con motivo de The App Fest, un encuentro de creativos y desarrolladores centrado en el mundo de las aplicaciones. Explica que la clave del éxito está en reinventarse constantemente, aunque con ciertos límites. “De momento, no nos planteamos que cuando alguien cante una melodía se pueda identificar; eso sería demasiado variable, con diferentes voces y entonaciones. No queremos decepcionar a nuestra audiencia”, expone.

Shazam, cuyo nombre es el equivalente en inglés al ‘tachán’ de los magos cuando hacen su truco, tiene su sede central en Londres y cuenta con oficinas en Nueva York y Palo Alto (California). Su último lanzamiento, solo en Estados Unidos, es su integración con la televisión. Al activarse permite recibir cupones de descuento en el móvil o más información sobre los anuncios que se están viendo.

Queremos profundizar en cómo funcionan los medios y explorar las nuevas posibilidades de interacción

“Es nuestro gran proyecto de crecimiento, más allá de la música, que está en nuestro ADN. Queremos profundizar en cómo funcionan los medios y explorar las nuevas posibilidades de interacción”, dice el directivo. La aplicación de Shazam para la pantalla del salón no se limita a la publicidad, funciona como una capa con información adicional sobre la programa en emisión. Davies no concreta fecha, pero asegura que pronto llegará a Europa para reconocer rápidamente, películas, series y anuncios con un contexto adicional.

La batalla entre iPhone y Android también se refleja en esta plataforma. El número de suscriptores con el móvil de la manzana sigue superando al de Android, aunque Davies cree que pronto estarán a la par. “El crecimiento de Android es impresionante. Tuve un iPhone 4 pero con el siguiente modelo no me parecía que hubiese tanto cambio, quería probar algo nuevo, pero sigo con mi iPad y mi Mac” dice mientras muestra un HTC cuyo hardware promete un cuidado especial por la música.

Con el tiempo han ido descubriendo valores que no pensaban. “Somos algo así como unos rastreadores de tendencias. Las canciones más buscadas en Shazam son las que después suenan más en la radio. Es un servicio que les damos”, dice Davies, que fue contratado poco antes de que Apple presentase su primer iPhone.

Shazam cuenta con 150 trabajadores. Como la aplicación es gratuita, para pagar las nóminas y poder seguir desarrollando su servicio tiene varias formas de financiación. Por un lado, los anuncios que aparecen en la aplicación; en caso de no querer verlos, se puede pagar por la versión premium: 4,99 euros. Otros ingresos llegan con la venta de canciones, ya sea a través de iTunes, MP3 de Amazon o diferentes proveedores a los que se llega gracias a Shazam.