Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Bruselas recorta drásticamente las tarifas de Internet móvil en la UE

A partir del 1 de julio el precio máximo será de 70 céntimos por mega

También se reducen las llamadas a un máximo de 29 céntimos por minuto

"Hemos acabado con una estafa", dice la comisaria Neelie Kroes.

Bruselas había puesto coto al precio desorbitado de las llamadas y los mensajes de texto (SMS) cuando los ciudadanos viajaban a otro país de la Unión Europea (UE). Pero quedaba un asunto pendiente: las tarifas de la navegación por Internet móvil. La generalización de los smartphone (teléfonos inteligentes) y de las tabletas hacía urgente esa regulación ya que actualmente los operadores pueden cobrar lo que quieran a sus clientes en el extranjero cuando estos acceden a la Web o consultan su correo electrónico desde sus móviles. A partir del próximo 1 de julio, solo podrán cargar como máximo 70 céntimos por cada megabyte descargado.

Así lo ha aprobado  casi por unanimidad hoy el Parlamento Europeo, recogiendo una normativa de la Comisión que permitirá a los ciudadanos viajar por la UE sin temor a llevarse una desagradable sorpresa a su vuelta en la factura por prácticas tan usuales como consultar desde el móvil las noticias o tiempo o mandar un email. A partir del próximo 1 julio, el precio máximo autorizado de las llamas tarifas en itinerancia será de 70 céntimos por mega (más IVA), que se reducirá a 45 céntimos en julio de 2013 y a 20 céntimos en julio de 2014. El reglamento permitirá ahorrar al menos 200 euros a una familia que pase sus vacaciones en el extranjero y más de 1.000 euros al año a los empresarios que viajen por la UE, según los cálculos de la Comisión Europea.

Fuente: Comisión Europea.

Y es que las rebajas pueden alcanzar un 90% al final del proceso porque como ahora no existe ninguna limitación en las tarifas minoristas de itinerancia (llamadas también roaming), las operadoras llegan a cobrar a sus abonados hasta 4 euros por mega. Curiosamente, sí están limitadas las tarifas mayoristas, las que se cobran entre sí las compañías, que actualmente son de 50 céntimos por minuto, y que ahora se reducirán a la mitad. Pero las operadoras no trasladaban esos máximos a sus clientes por eso Bruselas ha adoptado la medida drástica de imponer también límite a las tarifas finales.

En esta batalla por abaratar Internet en movilidad ha representado un papel protagonista la comisaria de Telecomunicaciones, Neelie Kroes, verdadero azote de las operadoras cuyos márgenes de beneficio en las comunicaciones desde el extranjero considera abusivas. “Hemos acabado con las estafas que conocen todos los que han utilizado un teléfono móvil mientras están de viaje”, señaló.

"Hemos acabado con las estafas que conocen todos los que han utilizado un teléfono móvil en el extranjero", ha dicho la comisaria Neelie Kroes

La rebaja también afecta a llamadas y los SMS que se realicen o se reciban desde otro país de la UE, aunque estos ya tenían limitado su precio máximo con anterioridad. A partir del 1 de julio, se reduce de 35 a 29 céntimos el máximo de la llamada por minuto; a 24 céntimos desde julio de 2013 y a 19 céntimos un año después. Los mensajes de texto también serán más baratos, puesto que bajarán de los actuales 11 céntimos hasta los 9 céntimos el próximo 1 de julio y, posteriormente, a 6 céntimos en julio de 2014.

Para reforzar aún más la seguridad de los consumidores, la norma extiende el actual sistema de alerta para prevenir facturas elevadas, hasta ahora vigente sólo dentro de la UE, a países fuera de la Unión. Desde el próximo 1 de julio, los consumidores recibirán un mensaje de alerta cuando su factura se acerque a los 50 euros al mes (sin IVA) si la red de telefonía extranjera es compatible.

Otra de las medidas que contribuirán a abaratar las comunicaciones por móvil cuando se viaje por la UE será la capacidad de los operadores móviles virtuales es decir, aquéllos que no poseen una red propia (en España, Simyo, Pepephone, Masmóvil, etcétera), de acceder a las redes de otras compañías con red a precios al por mayor para poder así ofrecer servicios de itinerancia.

La nueva reglamentación y los precios máximos que lleva acarreados entrarán en vigor el 1 de julio de 2012, y serán revisados por la Comisión Europea antes del 30 de junio de 2016.

El precio máximo para las llamadas de móvil bajará por ley de los 35 céntimos actuales a los 19 céntimos en 2014

Como era de suponer, las operadoras no han recibido con agrado esta normativa. Pero tras perder la batalla en la regulación de llamadas y mensajes, tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE de 2010 que reconoció el derecho de la Comisión a fijar precios máximos, no les queda más remedio que acatarla.

De hecho, las más grandes ya disponen de tarifas semiplanas que son más ventajosas que las máximas de la UE. Así, Vodafone ofrece por 4 euros navegación desde cualquier país de la UE hasta 20 megas (y 2 euros por cada 20 megas adicionales).

Una opinión justamente contraria a la de las organizaciones de consumidores. Así, Facua considera que los precios continúan siendo “muy abusivos”. “Cuando por fin se introduce la regulación del acceso a internet es desproporcionadamente alta. Vamos a seguir teniendo unas facturas impresionantes por hacer un uso normal de internet”, según esta organización.