Tecnología
Ciberpaís

El consejero delegado es el de la sudadera

El joven Zuckerberg es un líder cada vez más seguro de sí mismo, atemperado por fracasos,algunos, estrepitosos, y éxitos

Mark Zuckerberg.

Las líneas generales de la historia de Mark Zuckerberg —la infancia en Dobbs Ferry, un barrio periférico del norte de Nueva York; las guerras en la Universidad de Harvard a causa de thefacebook, y el ascenso imparable en Silicon Valley, California— ahora son de sobra conocidas. Pero la oferta pública de Facebook, aunque en su primer día no llegó a los 73.000 millones de dólares, inicia un nuevo capítulo en una de las más grandes leyendas empresariales de nuestro tiempo. Y también convertirá a Zuckerberg en una persona casi inconcebiblemente rica.

No está mal para una empresa que hace ocho años ni siquiera existía.

Nadie ha tenido más influencia en este desenlace que Zuckerberg, el último en un linaje de revolucionarios que se remontan a Gutenberg y que han transformado por completo nuestra manera de comunicarnos y de pensar.

Personajes asombrosos al margen, muchos se preguntan si este joven está realmente preparado. Dicho claramente, ¿es lo bastante maduro para dirigir una empresa pública más valiosa que McDonald’s o Goldman Sachs? Las respuestas determinarán el futuro de Facebook, además de la fortuna de sus nuevos accionistas públicos. Por primera vez, Zuckerberg, de 28 años, será juzgado por un mercado de valores implacable.

“Es una apuesta, y la apuesta consiste siempre en saber si el fundador puede llegar a alguna parte”, opina Reid Hoffman, cofundador de LinkedIn, asesor de Zuckerberg y uno de los primeros que financió Facebook. “Y a Zuck le ha ido espléndidamente”.

"Absorbe conocimientos como una esponja. Tiene una idea muy clara de lo que se le da bien y de aquello en lo que es normal o mediocre”

Es difícil rebatirlo. Sin embargo, la cuestión es adónde irá Zuckerberg a partir de ahora como primer ejecutivo. Rehusó ser entrevistado para este artículo, pero las conversaciones con docenas de capitalistas de riesgo y emprendedores de Silicon Valley, además de compañeros de Facebook y personas ajenas a la empresa que han ejercido como sus mentores, pintan un panorama prometedor. Según dicen, es un líder cada vez más seguro de sí mismo, una persona atemperada por los fracasos —algunos, estrepitosos— y por éxitos asombrosos.

Amigos y compañeros coinciden en que el objetivo de Zuckerberg es ser consejero delegado a largo plazo. Incluso ahora, con unos beneficios multimillonarios a su alcance, sigue siendo consciente de sus limitaciones, aseguran estas personas. En sus puntos fuertes —el diseño de productos y la estrategia— tiende a controlarlo todo. En los débiles —gestión diaria y operaciones— contrata a gente más preparada. Ha fichado a importantes ingenieros y directores, entre ellos la formidable Sheryl K. Sandberg, de 42 años, su refinada número dos en la empresa.

Pero fuera de su sede en Menlo Park, California, Zuckerberg ha cultivado como asesores a gigantes de la tecnología como Bill Gates y Steve Jobs, y a otros tan dispares como Marc Andreessen, cofundador de Netscape, y Donald E. Graham, presidente y consejero delegado del grupo Washington Post.

Un inversor cuenta que, cuando conoció a Zuckerberg en 2005, el joven quería algo más que dinero. Deseaba conocer a Gates. Y al final lo consiguió por sí solo; actualmente, Gates le asesora habitualmente en materia de filantropía y administración.

Zuckerberg todavía puede parecer un inadaptado social. “Mark y su típica sudadera de capucha: en realidad está demostrando a los inversores que no le importan demasiado”, comenta Michael Pachter, analista de Wedbush Securities, a Bloomberg TV. “Hará lo que ha hecho siempre”, añade. “En mi opinión, es una señal de inmadurez. Creo que debe darse cuenta de que en estos momentos está atrayendo a los inversores como una nueva clientela, y que tiene que mostrarles el respeto que se merecen porque les está pidiendo su dinero”.

En sus puntos fuertes —el diseño de productos y la estrategia— tiende a controlarlo todo. En los débiles —gestión diaria y operaciones— contrata a gente más preparada

Sin embargo, es innegable que Wall Street y los 901 millones de usuarios mensuales de Facebook en todo el mundo se han acostumbrado a las rarezas de Zuckerberg. “Absorbe conocimientos como una esponja. Posee la relación pregunta-conversación más alta de todas las personas que conozco”, dice un amigo suyo, que ha hablado con la condición de que no se divulgue su nombre. “Tiene una idea muy clara de lo que se le da bien y de aquello en lo que es normal o mediocre”.

Zuckerberg siente fascinación por la Grecia y la Roma antiguas. De niño, su videojuego favorito era Civilization, cuyo objetivo era “construir un imperio”.

Sin embargo, en 2006 estuvo a punto de perder el control de Facebook, algo que ha llegado a considerar uno de sus mayores fracasos como directivo. En aquel entonces, el ejecutivo de Yahoo Daniel L. Rosensweig cortejaba obstinadamente a Facebook con la esperanza de que su empresa lo comprara. El precio que puso Zuckerberg era de 1.000 millones de dólares.

Ambos cerraron el acuerdo con un apretón de manos. Entonces, el precio de las acciones de Yahoo se desplomó en la Bolsa y la empresa redujo la oferta a 850 millones. Zuckerberg abandonó y juró que nunca más cometería ese error. “Si no quieres vender tu empresa, no empieces a hablar de su posible venta”, decía en la conferencia que pronunció en la Universidad de Stanford (California), el pasado otoño. Despidió a sus compañeros de Facebook que respaldaban el acuerdo.

Zuckerberg hizo gala de sus convicciones cuando Facebook afrontó la espinosa cuestión de la privacidad en la Red. Cuando la red social presentó a su proveedor de noticias en 2006, muchos usuarios manifestaron indignación porque sus páginas mostraran automáticamente todos los cambios y actividades del perfil.

“No necesitamos abogados. Hablemos entre nosotros”. Esas son las palabras que a menudo utiliza Zuckerberg cuando aborda a una empresa que quiere comprar

Zuckerberg acabó pidiendo disculpas, pero el proveedor de noticias permaneció en gran medida intacto. De hecho, a día de hoy sigue presionando a los usuarios para que compartan más información, a menudo sin que sean plenamente conscientes de ello, y solo desiste cuando las protestas son enérgicas.

Beacon, un programa de publicidad que promocionaba automáticamente las compras de los consumidores en páginas como Amazon en Facebook, fue un fracaso. Zuckerberg lo descartó, y más tarde zanjó una querella colectiva pagando 9,5 millones de dólares para crear una fundación que defendiera la privacidad. Luego pasó a otra cosa.

En 2005, Zuckerberg acudió al grupo Washington Post para averiguar si quería invertir en Facebook. Como relataba David Kirkpatrick en The Facebook effect, a Zuckerberg le sorprendieron las diferencias entre el grupo Washington Post y las empresas de tecnología de Silicon Valley. “Me quedé boquiabierto con la diferencia en la cultura, que allí se centra solo en el largo plazo”, recordaba Zuckerberg en el libro.

Más tarde, Zuckerberg se convirtió en la sombra de Graham durante cuatro días, asistiendo a reuniones e intentando comprender cómo se dirige una gran empresa. Al final, la compañía se negó a invertir, pero Zuckerberg quedó impresionado no solo por la visión de futuro de Graham, sino también por la estructura de accionistas de su grupo. Tiene dos tipos de acciones, lo cual otorga a la familia Graham un importante poder de voto. Zuckerberg emuló esa estructura. Será propietario de una participación minoritaria en la empresa, pero controlará más de la mitad de los votos.

Sean Parker, cofundador de Napster y primer presidente de la empresa, también aportó lecciones valiosas. Parker, que ahora tiene 32 años, ayudó a redactar documentos legales que garantizan a Zuckerberg dos puestos en la junta directiva de Facebook (Parker obtuvo uno). Mientras Zuckerberg ocupe un asiento, nadie podrá arrebatarle sus acciones. Cuando Parker abandonó Facebook, cedió su puesto a Zuckerberg.

Este buscó a Jobs desde el principio. Ambos daban paseos por la sede de Apple en Palo Alto, y entablaron lo que muchos describen como una importante relación personal a pesar de su ocasional rivalidad en los negocios (Zuckerberg también se inspiró en los diseños de Apple y tomó las conferencias anuales de Macworld como modelo de las ponencias F8 de Facebook).

“No necesitamos abogados. Hablemos entre nosotros”. Esas son las palabras que a menudo utiliza Zuckerberg cuando aborda a una empresa que quiere comprar. Durante los últimos ocho años, Facebook ha adquirido diversas firmas de nueva creación, como FriendFeed, Snaptu y Gowalla. En abril anunció que comprará Instagram por 1.000 millones de dólares.

Ha demostrado ser un avezado negociador de acuerdos. “Mark convence a las empresas que va a adquirir de que deben aceptar un acuerdo según una valoración prevista”, señala un consejero delegado. “Luego habla de nuevo con quienes desean invertir en Facebook y les dice: ‘Esta nueva empresa va a unirse a nosotros por esta valoración y debéis invertir de acuerdo con esa cifra”, añade. El acuerdo con Instagram ha puesto de relieve la manera en que Zuckerberg ha consolidado su poder a lo largo de los últimos ocho años.

Así pues, Mark Zuckerberg nunca ha estado tan seguro de sí mismo o, teniendo en cuenta la oferta pública inicial, tan expuesto. Según cuentan, tiene pocos amigos fuera de la empresa. Acaba de casarse con su novia de toda la vida, Priscilla Chang. Y tiene un perro, que, al igual que su dueño, cuenta con una página en Facebook que ha recibido 541.786 “me gusta”.

A veces juega al hockey sobre patines delante de la sede de la empresa junto a varios de sus asesores. Patinan con intensidad, mientras planean cuidadosamente los tiros a puerta. Y juegan para ganar.

 

 

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Cospedal acusa a Mas de frenar el crecimiento y alimentar un mito

La número dos del PP afirma que el Gobierno seguirá apoyando a Cataluña pese a la "provocación" del 9-N

Las claves de las propuestas del primer ministro británico

La iniciativa del primer ministro británico es una promesa de cara a los comicios de mayo

Bayona, más allá del tsunami

El director rueda en Terrassa 'Un monstruo viene a verme', un drama fantástico con Sigourney Weaver, Liam Neeson y Felicity Jones que se estrenará en otoño de 2016

El remedio más creativo para el desnudo de una famosa

The UNfappening es una iniciativa en la que diferentes artistas transforman las fotos de famosas desnudas que se filtraron hace meses

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana