Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
E3, FERIA DEL ENTRETENIMIENTO ELECTRÓNICO

Nintendo desvela detalles de la nueva consola Wii U

La firma japonesa se adelanta a la feria de los videojuegos de Los Ángeles dando detalles de su aparato, más social que nunca

El presidente de Nintendo enseña la consola Wii U.
El presidente de Nintendo enseña la consola Wii U.

Se llama Exposición de Entretenimiento Electrónico, pero desde 1995 se conoce como E3. La mayor feria del videojuego del mundo, que comienza mañana martes en Los Ángeles, busca nuevas audiencias y máquinas que hagan salir de la crisis a un sector que casi siempre ha vivido buenos tiempos. Ahora el reto no está dentro, sino fuera: las redes sociales y los teléfonos móviles.

Para no perderse en el tumulto de la propia feria, las grandes firmas realizan sus anuncios antes de que se levante el telón de los expositores. Hoy lunes lo harán Sony y Microsoft, pero desde Japón se les ha adelantado Nintendo que, a través de su presidente Satoru Iwata, ha desvelado más detalles de cómo será la consola Wii U, que va a presentar aquí en un par de días. De entrada, va a ser más grande que su primer prototipo para dar más superficie a los mandos. Tocando la pantalla se podrá apagar y encender el televisor, incluso cambiar de canal. Y, más vale tarde que nunca, anuncia la entrada en el juego online y social con Miiverse, un terreno en el que Sony y, sobre todo, Microsoft, le lleva mucha ventaja. Miiverse será compatible con los móviles y con los navegadores y, por supuesto, con la consola portátil 3DS.

El E3 es el tercer evento más importante de Los Ángeles, solo por detrás de las ceremonias de los Oscar y los Grammy. Los organizadores, la Asociación de Creadores de Software de Estados Unidos (ESA) presumen de cifras: los aficionados norteamericanos gastan más de 22.000 millones de euros en software y hardware de videojuegos. El 24% de las compras de software son ya digitales y dejan más de 5.000 millones de euros en beneficios. En contra de lo que se suele pensar, la edad media del jugador no es un teenager sino que se acerca a la cuarentena (37 años).

Aunque el informe tiene sus matices, la edad del comprador es de 41 años, es decir, los padres. Esto explica que el abanico de títulos se adapte cada vez más a diferente público, pero también que se busque hacer del videojuego la opción preferida para el ocio familiar, un filón que supo explotar muy bien Nintendo hace años con sus juegos memorísticos de Brain training.

En contra de lo que se suele pensar, la edad media del jugador no es un teenager sino que se acerca a la cuarentena (37 años)

En los ochenta y noventa los videojuegos no eran cosa de chicas. Sí estaban presentes, pero como criaturas cuya honra debía defender un caballero o rescatar una y otra vez. Si no, que se lo pregunten a Mario, que lleva más de dos décadas arrebatando a Peach y Daisy, una y otra vez, de las malévolas garras de los Koopa. Lara Croft , protagonista de Tom Raider, marcó un antes y un después. No solo era una figura sensual, sino también otro modelo de chica, activa, atlética y con capacidad para tomar sus propias decisiones.

A partir de ahí se puede comprender que en EE UU el 42% de los jugadores, según ESA, sean mujeres. El informe considera este sector en crecimiento. Además de los ya conocidos SingStar para cantar en Play Station y Wii Fit para ponerse en forma, Microsoft va a presentar la tercera entrega de Dance Central, su juego de baile, y un sistema de ejercicios con Kinect que desvelará esta misma tarde (por la mañana en Los Ángeles) durante la conferencia inaugural.

A pesar de este optimismo el sector se enfrenta a varias amenazas, muy significativas para los fabricantes de consolas, aunque quizá no tanto para los desarrolladores. El 50% de aquellos que se declaran consumidores de videojuegos lo practican también desde el móvil. En febrero de 2011 el consejero delegado de Electronics Arts dio un serio toque de atención. Su empresa obtenía más ingresos de las ventas para tabletas que para los ordenadores y consolas, sus soportes clásicos.

Apple, presente en la mente de todos, pero ausente de la feria, es quien más se beneficia de este fenómeno con su iPhone e iPad, ¿o alguien piensa que es casualidad que contase con representantes de Namco y Epic Games en la presentación del nuevo iPad o que mantenga sesiones con la prensa para mostrar sus futuras creaciones? Solo los adictivos Angry Birds generan más beneficios que muchos estudios con grandes producciones. Microsoft, por si acaso, ya se ha hecho con otro clásico de las tabletas, Fruit Ninja, en su catálogo de Kinect, su sensor de movimiento.

Las tres compañías —Nintendo, Sony y Microsoft— que marcan el rumbo del videojuego no estarán solas en E3; al contrario, cada vez se abre más la feria a los estudios de desarrollo

Nintendo ha reportado pérdidas por primera vez en su historia. Sony está en proceso de reestructuración para ser una empresa más unida, con menos divisiones, mientras que Microsoft, líder en Estados Unidos, el último competidor no japonés en un mundo al que llegó hace 10 años, lucha por hacerse con el trono europeo.

En España no hay un líder claro ni costumbre de ofrecer abiertamente cifras. La pugna está entre Nintendo, cuya vetusta Wii, con un bajo precio sigue vendiendo de manera notable, Sony que cuenta con una legión de seguidores desde la primera consola de la firma japonesa y un amplio videoclub, y Microsoft, con Xbox 360, una máquina que apuesta por ir más allá del juego y convertirse en el punto de entrada a contenidos digitales, como es el caso de Yomvi para ver Digital +, aplicaciones y, cuando se desvele el denominado proyecto Woodstock, también música.

En esta feria, Microsoft pone su gancho con Halo 4, cinco años después del último lanzamiento. Algo tendrá el Jefe Maestro para que tanto Julia Roberts como Megan Fox se declaren incondicionales. Este personaje, que les hizo conquistar el mundo del videojuego cuando se consideraba un negocio hecho desde Japón para el resto del planeta, volverá. Se espera mucho del modo multijugador. En esta misma línea habrá una sorpresa, un cuarto Gears of War, a pesar de que la tercera entrega supuestamente cerraba la serie.

Durante esta cita, Windows 8 tendrá su cuota de atención. Por primera vez se sabrá no solo como será su sistema de juego, sino también la integración en el ecosistema Xbox de Windows Phone, los móviles del gigante de Redmond, con su consola, ordenadores y tabletas. Queda la duda de si dará un adelanto de una futura Xbox 720 o si confirmará una bajada de precio del actual modelo (unos 100 euros) a cambio de mantener una suscripción a sus servicios de juego en línea durante dos años.

Sony, con la portátil Vita con pocos meses en el mercado, debe mostrar títulos lo suficientemente atractivos como para incentivar la venta del aparato a la vez que atraer a los desarrolladores. Al igual que con Microsoft, el público espera que confirme o desmienta una posible consola de nueva generación para el hogar, se llame PlayStation 4 o no. De momento, han dejado caer que el mando de movimiento, Move, comenzará a usarse en títulos de realidad aumentada. La conferencia, que se podrá seguir en directo comentada en español, al igual que las de Microsoft y Nintendo, a través de Meristation está prevista para la madrugada española del lunes al martes.

Las tres compañías —Nintendo, Sony y Microsoft— que marcan el rumbo del videojuego no estarán solas en E3. Al contrario, cada vez se abre más la feria a los estudios de desarrollo. Se han dado cuenta de que Electronic Arts es el líder, destacado tanto por los juegos sociales, con los incombustibles Sims y Star Wars The New Republic a la cabeza, como por sus simuladores deportivos, con FIFA como buque insignia en Europa, y las sagas de aventura y acción como Mass Effect. 

Ubisoft, empresa francesa, dará más información sobre su anunciado Assassin’s Creed que desarrollará la aventura durante la revolución norteamericana.

Warner cuenta con dos filones salidos de sus estudios de cine, con una marca y reconocimiento que les permiten explotarlos en diferentes formatos y plataformas: Batman y Harry Potter. Ambos son ya iconos de la cultura pop con títulos tanto de tinte infantil a verdaderas creaciones artísticas como es el caso de Arkham City.

Disney ha seguido esta senda. Phineas y Pherb ya son estrellas del mundo interactivo, igual que los Piratas del Caribe para Lego o cualquiera de sus clásicos adaptados para Kinect, desde las visitas virtuales a los parques temáticos a los diferentes títulos de Toy Story y Cars.

Rockstar es algo así como el equivalente a Apple en el mundo del software de entretenimiento, no asiste a las ferias pero sabe cómo generar ruido. Tras el lanzamiento de Max Payne 3 hace escasas semanas, la expectación recae en un icono del siglo XXI, Grand Theft Auto, tan polémico como violento y rompedor. De la quinta entrega, prevista para la primavera de 2012, se espera que reinvente un género que manejan como nadie, los mundos abiertos: una ciudad, medios de transporte, armas para aburrir, tiendas, bares, comercios, escenarios, ropa… Todo se puede mezclar y explorar en combinaciones casi infinitas.

Muchas ofertas en un sector cada vez más fragmentado y que se desliza rápidamente hacia el mundo móvil  con Internet. Lo más interesante de esta edición del E3 que comienza mañana martes va a ser cómo se adaptan los monstruos de siempre a las condiciones flexibles y versátiles del jugador de hoy.