Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
E3, FERIA DEL ENTRETENIMIENTO ELECTRÓNICO

Xbox se conecta a la tableta

Microsoft inaugura E3, la feria del entretenimiento electrónico

Actuación durante la presentación de Microsoft.
Actuación durante la presentación de Microsoft. AFP

Microsoft ha abierto este lunes el E3, la feria del entretenimiento electrónico que se celebra en Los Ángeles. Y ha pegado fuerte. La palabra es “integración”. Integración de su exitosa consola Xbox con las tabletas; integración de su navegador Explorer con la consola, integración del móvil con la televisión para convertirla, sea cual sea su modelo, en inteligente. Integración de las zapatillas Nike con Kinect (y Nadal de por medio en la presentación). La integración pasa casi siempre por su sistema operativo Windows 8, preparado para aparatos móviles.

Microsoft se ha puesto seria con Xbox. Al contrario de lo esperado, no hubo ni una sola referencia a una futura Xbox 720. El futuro es Smartglass, una tecnología que, de manera parecida a lo que hace Apple con Apple Tv y Air Play, permite usar el móvil o tableta con el futuro Windows 8 como mando de control o pantalla con contenido adicional. Don Mattrick, máximo responsable de esta división, lo ha presentado como una puerta abierta para nuevas formas de interacción y ha invitado a los desarrolladores a sumarse. De hecho, será compatible con los móviles Windows Phone, pero también con Android y iOS, el sistema operativo de iPad e iPhone. Más abierto imposible.

Tras estos aldabonazos, a poco han sabido los anuncios de nuevas ediciones de sus juegos de referencia como Tomb Raider y Halo 4, al que Microsoft debe en gran parte el triunfo de su consola en medio mundo y más, porque según su presentador, es la más vendida del universo.

Sin duda Microsoft le ha tomado la medida al mundo del videojuego antes que al de Internet. Se puso a la vanguardia de las consolas en el juego online y luego puso tierra de por medio con Kinect, que facilitaba un mundo sin cables y sin mandos. Y este lunes, en Los Ángeles, ha dado un paso más para seguir por delante, aunque habrá que esperar a ver lo que anuncia la competencia: Sony y Nintendo.

Al contrario que en la edición anterior, Xbox vuelve la mirada a los jugadores más intensivos y se aparta del público eventual. Se centra en lo que le ha llevado al liderazgo en Estados Unidos. No hubo ni Barrio Sésamo, ni títulos Disney, tampoco de Star Wars. Acción, música, deportes y series copan la consola para convertirse en el centro multimedia del hogar, pero lejos de los pequeños de la casa.

Con 67 millones de Xbox 360 vendidas en todo el mundo desde su lanzamiento en 2005, 19 millones de Kinect y 40 millones de usuarios en Live, su servicio online, Microsoft asume el reto de contentar tanto al padre de familia como al jugador más empedernido.